sábado, 1 de enero de 2011

Gigantesco plan de urbánización en La Línea

Artículo publicado en el AREA el Lunes 2 de mayo de 1960 en su página 7

Treinta y una calles  y dos plazas recibieron el nuevo piso asfáltico

El importe de las obras  asciende a unos tres millones de pesetas

El Alcalde de La Línea de la Concepción, hombre inquieto y profundamente preocupado por los problemas de su pueblo con su amplio sentido de la responsabilidad que ha contraído al ser designado para regir los destinos de la ciudad, vio en los primero momentos de su mandato que una de las más urgentes necesidades de La Línea era la pavimentación y asfaltado de sus calles. Y al logro de esta tarea dedicó gran parte de sus esfuerzos. Se hicieron esludios, se analizaron proyectos y... llego el momentc de la realización.

Nuestra espléndida calle Real ha sido remozada. Vemos en esta Fotografia a los obreros esparciendo
 el conglomerado, mientras los consiguientes grupos de curiosos hacen comentarios
acerca de lo perfectamente que están quedando estas calles de La Linea. (Foto Pérez Ponce)

El día 29 de enero de 1960, el Alcalde de La Línea, don Pedro Alfageme González, acompañado por miembros de la Corporación y técnicos del Ayuntamiento, celebró una interesante reunión con el Director Gerente de la Empresa Ofesa, don Rafael Sánchez Castillo, al que acompañaba el, don Jaime Molinuevo Somacarreta. En dicha reunión se expuso la idea; de realizar un amplio plan de urbanización, de acuerdo con los rápidos y modernos métodos de pavimentación que ofrecían los dirigentes de la Constructora Ofesa. Ambas partes llegaron a un acuerdo, decidiéndose que en fecha próxima comenzarían las obras. Uno de los grandes deseos del Alcalde estaba a punto de cumplirse.

LA NUEVA PAVIMÉNTACION TIENE SUFICIENTES GARANTIAS

Poco después llegaron a La Línea los técnicos de la Empresaa Constructora  ycomezaron la medición de las calles que entraban en el plan. Y enseguida, las brigadas de obreros, que iniciaron sus faenas

Pronto la calle General Varela sintió sobre sí los primeros sintomas de su metamorfosis. A un gran ritmo de trabájo fué levantado el adóquinado existente y la calle quedo en disposición de recibir el nuevo piso asfáltico.

Cuando llegaron las máquinas, un numeroso público se congregó para  verlas. Había despertado gran expectación el nuevo procedimiento y lar forma de realizarlo atraía la curiosidad de los linenses. Pronto comenzaron sus trabajos las maquinas, y los enormes seres de hierro y acero, produciendo a una velocidad considerable, fueron dando nueva fisonomía a la calle General Varela. La distribuidora, como un enorme monstruo cansado, pasaba dejando el aglomerado asfáltico, una mezcla negra de gravilla y betun qué quedada automáticamente nivelado. El artefacto parecía desangrarse por los costados, derramando una sangre negra que le dejaría pronto sin vida. Pero la máquina, siempre al  mismo ritmo, seguía machacona e insistentemente dejando caer el aglomerado asfáltico. Y poco  después, otra máquina gigantesca pasaba despacio, lenta, con una respiración entrecortada y profunda, dejando el piso planchado y consolidado. La calle General Várela había inaugurado el plan de urbanización. De la antigua calle «pueblerina», con piso adoquinado toscamente, solo quedaba el recuerdo. La nueva aparecía con una estructura nueva, desconocida, pero más grata, mas atrayente.


Coinciden unos días de mal tiempo que paralizan algo las obras. La rapidez con que se iniciaron los trabajos parece haber dejado paso a una fase de lentitud. Pero cuando volvió el buen tiempo las obras comenzaron  nuevamente a un ritmo rapidísimo. Después la calle General Várela, los trabajos se fueron realizando en las restantes Calle que forman parte del plan de pavimentación. Y así, pronto adquirieron nueva fisonomía, un aspecto moderno y decoroso, las calies General Sanjurjo, General Cabanellas, Duque de Tetuán, Plaza de Queipo de Llano, José Antonio, Calvo Sotelo, Paseo de la Velada, San Pablo, General Mola, Alfonso el Sabio, Cadalso, Coronel Yague y Antonio García Bueno. 

Algunos días se completó el asfaltado  hasta de tres calles. Por la mañana comenzaron las obras en las calles circundantes a la Alameda de Fariña —Cadalso, Alfonso el Sabio y Coronel Yague— y por la tarde ya estaban terminadas. 

—Este nuevo procedimiento es maravilloso —dicen:
—Creo que ha sido un gran cierto del Ayuntamiento.
—Claro que este procedimiento nuevo no sé yo las garantías que puede tener.



Hay garantías suficientes. No es nuestra ciudad la que estrena este procedimiento dé pavimentación. Antes, Málaga, Cádiz, Algeciras, Cuenca, Pedroñeras, Tarancón, etc., han visto sus calles asfaltadas de esta forma y según informes recibidos en nuestra ciudad, el piso se conserva en perfectas condiciones, sin haber sufrido hasta ahora el más mínimo deterioro.

—Este piso, en carretera, donde el tráfico rodado es considerablemente, mayor, puede durar en perfecto estado unos diez años —afirmó un técnico.

En la llamada Plaza de la Iglesia (Queipo de Llano), entraron también en acción las maquinas para dejar la huella de esta transformación qne estamos observando en el ámbito linense.—(Foto Pérez Ponce).

Antes dé terminar las obras de asfaltado se firma un nuevo contrato con la Empresa para ampliar el plan de urbanización. Y con las calles anteriormente citadas, la calle San José y la calle Santa María, asfaltadas por otros procedimientos, a las que se suman las correspondientes a la segunda fase de urbanización, totalizan la cantidad de treinta y una calles y dos plazas. El proyecto extraordinariamente ambicioso, esta dejando ya de ser proyecto para convertirse en una auténtíca y bella realidad. Las nuevas calles designadas para ser asfaltadas  en la segunda parte del plan, fueron las siguíentes: Moreno de Mora, Castelar, Méndez Núnez. Coronel Yagüe (parte no asfaltada anteriormente). Amador de los Rios, Aduana  Plaza del Generalísimo, Doctor Villar, General Cabanellas (parte que no entró en el plan anterior), Muñoz Molleda, Aurora, San Luis, Zaragoza, Granada, Sagunto, La Paz e Isaac Peral
—Indudablemente,  este ha sido el mas amplío plan de urbanización llevado a cabo en una ciudad —ha dicho un técnico de Ofesa.

El importe total de las obras asciendo a unos tres millones de pesetas. Las obras de la calle José Antonio, por ejemplo han costado 71.574,14 ptas.; la Pl. del Generalísimo 307.626,84. El Paseo de la Velada, por poseer mayor superficie, alcanzó la cantidad de 421.675,83 ptas. Hubo días que se hicieron más de dos mil metros cuadrados de superficie (aproximaclámente dos veces la calle José Antonio), lo que supone unas sesenta o sesenta y cinco metros cúbicos de aglomerado asfáltico. Todo esto en primera capa, pues de la segunda se hicieron incluso tres mil metros cuadrados (aproximadamente la superficie de la Plaza del Generalísimo).


Realizan las obras cuarenta y cuatro obreros, bajo las órdenes directas de un encargado dedicado exclusivamente a La Línea y un encargado general de la Empresa. Se alternan en  la dirección don Jaime Molinuevo y don José María Sánchez-Castillo.

El proceso de fabricación del aglomerado asfáltico es el siguiente: Primero se acopla la piedra junto al equipo de machaqueo: se pasa después por una máquina machacadora que la deja de un tamaño Inferior a siete centímetros. Luego esa misma piedra se repasa por un molino de martillo que lleva acoplado un vibrador. En esta fase las gravillas quedan clasificadas en tres tamaños: una
de cero a dos milímetros, o sea, polvo; otra de dos a quince milímetros, que es la que se emplea, y una tercera superior a quince milímetros, que vuelve a pasar por la máquina. Más tarde la gravilla se echa a un secadero, que la calienta. Finalmente a una máquina amasadora que la mezcla con el betún, quedando en disposición de ser empleada.
Se ha puesto en marcha el plan de pavimetación. los obreros van levantando el viejo piso para renovarlo por un procedimiento rápido y sumamente eficaz. He aqui las palmeras de la Plaza de Fariñas, que parecen sonreír de satisfacción.—(Foto Pérez Ponce).
EL INGENTE ESFUERZO DE NUESTRO AYUNTAMIENTO

Con la realización de este plan de urbanización en La Línea, ha cubierto nuestro Ayuntamiento un importante objetivo. Muy necesarias eran estas obras, pero quizás nadie podía pensar que se llevara a cabo este proyecto tan gigantesco. Nuestro Alcalde, don Pedro Alfageme González,    y los restantes miembros de la Corporación Municipal han sabido solucionar eficazmente uno de los
problemas de más urgencia para La Línea de la Concepción. Pero sabemos también que nuestro Alcalde, por ese espiritu inquieto que indicaban al principio de este reportaje no se ha detenido aún. Y ese espíritu de inquietud se proyectará en nuevas realizaciones para nuestra ciudad, que para el mandato de don Pedro Alfageme González adquirirá una fisonomía más nueva, más moderna. Halagüeñas son las perspectivas linenses. Estamos completamentc seguros que ese deseo de bien hacer se traduce en  un futuro mejor para Línea de la Concepción.

                                                                                  Julio Almagro


r 
publicado en el AREA el Lunes 2 de mayo de 1960 en su página 7


                                                  Luis Javier Traverso
                                      http://lalineablancoynegro.ltduende.com/







Gracias a la Colaboración del Archivo Municipal de La Línea de la Concepción

No hay comentarios:

Publicar un comentario