jueves, 13 de enero de 2011

Importantes obras de urbanización en la Barriada de la Colonia

Artículo publicado en el periódico AREA del domingo 20 de noviembre de 1960 en su página 3

Proyectos y realizaciones de nuestro Ayuntamiento

Varias calles terrizas están  siendo pavimentadas

 Suelen ocurrir estas cosas con frecuencia. Y es natural. Hay realizaciones, hechos a los que no suele dar la debida importancia, quizas porque a simple vista parezca no tenerla. Las grandes realizaciones, por el contrario, se conocen inmeditamente; nos preocupamos todos de darles pronto la necesaria publicidad y de que  queden  muchas veces en el anonimato, injustamente, una obras que tienen la suficiente categoría para que sean de todos conocidas.

Este es el caso de muchas obras que está llevando a cabo calladamente nuestro Ayuntamiento en lugares apartados del centro urbano y por consiguiente alejados de la opinión general. Concretamente, la gran obra de urbanización que se está llevando a cabo en La Colonia. Nuestro Alcalde, don Pedro Alfageme González y uno de sus colaboradores más dinámicos, don Manuel Bastante Moya, en unión de los correspondientes técnicos municipales, vieron  hace algun tiempo al necesidad de realizar en dicha barriada diversas obras que mejorasen las condiciones de habitabilidad de sus habitantes. Y hacia ella fueron encaminados parte de los esfuerzos  del Ayuntamiento.
LA COLONIA, BARRIADA DE EMERGENCIA

Aproximadamente a las once de la mañana, el Teniente Alcalde don Manuel Bastante; el fotografo don  José Pérez Ponce, reporter gráfico de AREA; el Jefe de la Guardia Municipal, don Manuel Baena Chia y nosotros, salimos  en el vehículo de Pérez Ponce para recorrer diversos lugares de La Línea en los cuales se realizan obras de asfaltado y empedrado. Y llegamos a La Colonia.

La Colonia como gran parte de nuestra ciudad, es un barrio de emergencia. Y de emergencia son también  el ochenta por ciento de las viviendas que, casi sin orden ni concierto, se distribuyen por todo un amplio sector situado hacia el Oeste. En una zona terriza fueron surgiendo en tiempos casas pequeñas y destartaladas, construidas aprisa y para salir del paso. Era suficiente que cubriera provisionalmente de las inclemencias del tiempo. Después se vería. Y así fué pasando el tiempo que, casi inesperadamente, aquellas casas pequeñas, viejas, desiguales, nacidas de un parto prematuro y sin asistencia sanitaria, formaron  una de las más populosas barriadas de La Línea de la Concepción y, quizas, la menos dotada de los necesarios servicios.

De un tiempo a esta parte, el concepto de La Colonia ha evolucionado, pues cuando se ha observado la falta de espacio en el centro urbano y habido que salir de la circunsferencia  central, ha podido comprobarse que en esta barriada existen lugares magníficos, ya que esta en un lugar con buenas condiciones naturales. Y asi. frente a esas pequeñas casas citadas, existen construcciones mas modernas, mejor dotadas, hasta bonitas, que han hecho de La Colonia una barriada desigual pero tremendamente interesante, quizá precisamente por esa falta de armonía. Y nuestro Ayuntamiento comprendió la recesidad de llevar algunas mejoras a La Colonia.
 
SATISFACCION DEL VECINDARIO

Cuando llegamos las brigadas de obreros trabajan intensamente en el empedrado de la calle Cardenal Cisneros. Uno a uno. los adoquines van cayendo sobre la superficie terriza de la calle y va apareciendo una nueva capa dura y resistente, en forma de rectángulo de un metro de largo, debidamente encintada y con un empedrado compacto y firme. Los vecinos contemplan nuestro paso y se puede apreciar en ellos la satisfacción que les produce esta preocupación municipal por sus problemas.

—Esto es lo que nos estaba haciendo falta.
—Hace tiempo que lo estabamos esperando.
—Por fin nuestras necesidades están siendo tenidas en cuenta.

Don Manuel Bastante, Teniente de Alcalde de Fomentos y Obras, sigue la marcha de los trabajos y pregunta, indaga, ordena una y otra vez para que todo se realice lo mejor posible.

Este trozo es preciso levantarlo; esa vivienda es necesario retrasarla; hay que quitar este vallado.

Continuamos por las calles Saavedra Fajardo de cuyos tramos están terminado; Fernando Díaz de Mendoza, una calle larga que quedará  en excelentes condiciones y que ya tiene empedrada una buena parte; Hilarón EslavaFrancisco de Vitoria, Díaz Delgado. Todas esta terrizas, pero que pronto veran el nuevo firme. Llegamos a la Plaza Arnaiz, es un lugar feo.

—  Aquí se construirá una bonita plaza, en parte semejante a la construida en La Atunara, la cual dará gran belleza al lugar — nos dice el señor Bastante.

Pérez Ponce tira continuamente fotos, hay que tener un recuerdo de lo que fué, afortunadamente, pretérito pasado.

— Todo esto se está haciendo con la aportación del Paro Obrero, que hemos dedicado integramente a la mano de obra y con el material aportado por este Ayuntamiento, a traves de una serie de conbinaciones para aprovechar todo el material que estaba colocado en las calles asfaltadas ultimamente por la empresa Ofesa.

Y nosotros decimos que todo ello se esta haciendo porque existe una preocupación, un deseo de solucionar problemas en los diversos medios de la población y un cariño grande por La Línea, que es el Centro y es las Barriadas.

Cuando dejamos La Colonia sentimos la satisfacción de saber que la etapa de preocupación por las cosas que parecen menos interesantes es una auténtica realidad. 


periódico AREA del domingo 20 de noviembre de 1960 en su página 3



                                                  Luis Javier Traverso
                                      http://lalineablancoynegro.ltduende.com/







Gracias a la Colaboración del Archivo Municipal de La Línea de la Concepción

No hay comentarios:

Publicar un comentario