jueves, 1 de septiembre de 2011

Reglamentos para la Admisión de Carruajes Españoles en las calles de Gibraltar

Debido al crecido número de carruages Españoles que entran en esta sin el debido permiso, causando mucha molestia y obstruccion al tráfico local, todo permiso ahora válido quedará anulado el 29 del actual, exceptuando los de las autoridades y oficiales Españoles.

Las pereonas que deseen nuevos permisos tendrán la bondad de dirigirse por escrito al Sr. Gefe de Policia  hasta el 21 del corriente.


Permisos por tres meses serán concedidos á los nativos de esta que residen en la Linea para un carruage determinado, cuyo número deberá especificarse en la solicitud.



Las personas que deseen entrar en un carruage con un objeto determinado, solicitarán permiso de la Oficina de Policía cuyo permiso será otorgado por el día.

A los niños y niñas que residen en la Linea y asisten a las Escuelas de Gibraltar, se les concederán permisos especiales para poder entrar en carruage, entre las 8 y 10 de la mañana y salir entre 3 y 5 de la tarde.


En vista de la distancia entre San Roque y Campamento y esta Plaza, se concederán permisos especiales a cuatro caleseros de cada uno de esos pueblos con la recomendación de los Sres. Alcaldes, y solo para conducir pasagerós de los pueblos antedichos.

Toda persona que haga mal uso del permiso concedido, como es, tomar un carruage Español para hacerse conducir desde el Mercado a cualquier parte de la poblacion, ó transferir el dicho permiso a otra persona, será inmediatamente destituida del mismo.

WILLIAM SEED.

—Vamos a ver. Gaspar, ¿que te parecen los anteriores Reglamentos?
—Como quiera que mi pobre opinión no ha de tomarse en cuenta, creo inútil emitirla, tio. Comprendo que el objeto es evitar obstrucciones en la via publica, con lo que estoy completamente conforme, pues aun recuerdo el lodazal inmundo que ocasionaban los carruages españoles cuando tenian el stand a la entrada de la población; pero comprendo también, que dichos Reglamentos, particularmente en su tercera cláusula, darán un efecto contraproducente a lo que se proyecta, pues siendo bastante considerable el número de nativos que residen en la Linea, y solicitando cada uno de estos un permiso por tres meses, dado caso que todos lo desearan cono en justicia se les ofrece, daria por resultado lo mismo que se trata de impedir; esto es, la obstruccion del tráfico local.

Aademas, lo de tener que sugetarse los que soliciten permisos a un carruage determinado, lo creemos un absurdo, pues la mayor parte no estarán en condiciones de sufragar gastos para tener un carruage a su disposición cuando les plazca, cosa que es poco menos que imposible a menos que el carruage sea propiedad del mismo solicitante.


—Bien, Gaspar; pero ¿qué harías tu si respetaran tu opinión?
—'Yo lo que baria, si tuviera la autoridad de Mr. Seed, era abrir un turno por el que tuvieran opción a entrar en el pueblo, por todo un dia, cuatro o seis carruajes españoles para conducir a las personas que tuvieren permisos, y asi, sucesivamente, iria alternando con objeto que a los demás les cupiera el mismo privilegio.


nota: El artículo está trascrito tal cual es el original, con sus actuales faltas de ortografía, etc....



                                                                         Luis Javier Traverso






Documento cedido por  Juan Manuel Ballesta

No hay comentarios:

Publicar un comentario