sábado, 4 de mayo de 2013

La Línea de la Concepción: Su Consagración al Sagrado Corazón de Jesús

En el periódico  El Noticiero Gaditano,  diario de información y de intervención política, Año X, Número 3145 - del 20 de noviembre de 1928 escribe:




El solemne acto celebrado ayer en La Línea, bien merece le dediquemos algún espacio, por ser de los quedan señalado una fecha en los anales de su historia. 

No nos sorprendió la noticia; a cuantos conocemos al Alcalde de esa población y a sus colaboradores, no nos extraña que después de un año de incesantes y continuos trabajos en orden a la organización, administración y engrandecimiento material de su pueblo, se hayan apresurado a ofrecer al Supremo Señor de todas las cosas, ese mismo pueblo a quien por cuya prosperidad trabajan y se sacrifican. Son hombres fervorosos que saben muy bien que no solo de pan vive el hombre y después de abordar, y resolver las necesidades más apremiantes; de atender con esfuerzos y fatigas a la parte corporal, levantando el corazón y elevando su pensamiento al cielo, no vacilan un instante y van solícitos a abrir los cauces por donde corra la vida espiritual de los linenses, convencidos de que de nada servirán sus esfuerzos y desvelos si quien da el incremento, no derrama sus bendiciones sobre la ciudad. 

Ellos saben muy bien que el ambiente materialista del siglo, la descristianización reinante, la falta de fe católica, y el desconocimiento de las verdades eternas, hacen retroceder a los pueblos, sumiéndoles en un mar de calamidades y miserias: por eso al igual que los venerables patriarcas consagraban sus hijos y familias al Señor, ellos conscientes de lo que traen entre manos y del papel que desempeñan, conocedores de el supremo imperio de Jesucrito sobre todas las cosas, sobre la sociedad domística y civil, sobre los individuos y la colectividad, ellos ofrecen su pueblo al que es el camino, la verdad, y la vida. 

Y en estos tiempos de descreimiento y escepticismo, de frialdad e indiferencia, un alcalde modelo, un hombre bueno, un padre del pueblo hace una pública manifestación de catolicismo y al igual, que Zamora, Burgos, Salamanca y tantas otras ciudades y provincias, consagra su ciudad oficialmente al que es fuerte de todo bien y centro de amor. 


Alto ejemplo que Jesús ha de premiar seguramente, y que tiene su comienzo en este acto, pues alto honor es para un pueblo el que llegue ese solemnísimo y trascendental acontencimiento. 

Alguien dice y cabe que asi sea. que el virtuoso y santo varón, el evangelizador de La Línea, el Padre Arnaiz, aquel apóstol incansable, pide a Dios por este pueblo, y a las mortificaciones de él y a la nobleza, del pueblo, unido a esa inmensa caridad del señor, debe La Línea el haber tenido la fortuna de ser consagrada al Divino Corazón de Jesús. 

Reinaré en España con mas veneración que en otras partes. la divina promesa va teniendo cumplimiento. 

¡Dichosos los pueblos en donde ella se cumple, felices los hombres de quienes Dios se vale para realizarlo! 

Nuestra felicitación a don Andrés Viñas, a sus compañeros de Concejo, a nuestro Rvdmo. Prelado, que tan intensamente habrá gozado con este acto y al noble pueblo de La Línea que ha sido favorecido con esta merced tan estimable.






   Luis Javier Traverso



No hay comentarios:

Publicar un comentario