miércoles, 12 de junio de 2013

La Aduana en el Clamor Público del 15 de agosto de 1851

Las noticias que nos da sobre el cólera nuestro corresponsal de Gibraltar demuestran la necesidad de adoptar medidas eficaces y prontas contra aquel cruel azote:

GIBRALTAR 10 DE AGOSTO,

Con motivo del incremento que el cólera va tomando en Oran y demás puntos de la Argelia han emigrado muchos de sus habitantes para sustraerse del contagio. Diez buques hay surtos en esta bahía procedentes de aquellos puntos cargados todos de pasajeros. Estos están observando una cuarentena de 10 días contándose desde el día que salieron de África, según juramento al efecto del respectivo patrón. Tal ha sido la decisión de este Junta de Sanidad; pero no pareciéndole a la de Algeciras suficiente observación la citada y si que deberían dichas embarcaciones, pasajeros y cargamentos pasar el Lazareto de Mahon, lo manifiesta así aquel Comandante General a este Gobernador, añadiendo que se verá obligado a cortar toda comunicación de la Plaza con las afueras, si como el delicado caso reclama, no se observa mas escrupulosa cuarentena. En tal estado las comunicaciones, aparece anoche un aviso del Secretario del Gobernador Civil en la Crónica, que dice así:

   «Habiendo recibido el Gobernador una comunicación oficial del General que manda las fuerzas de S. M. C. en el distrito adyacente, relativa a la llegada  a este puerto de buques de Oran y otros puntos de la Argelia, se apresura S. E. a prevenir a los individuos de Gibraltar  y particularmente a los que residen en San Roque y campamento, que este puerto y Plaza pueden de un momento a otro ser puestos incomunicados


Felizmente hasta hoy nos tiene el Cielo a salvo de tal azote, pero lo importante del caso recomienda que los dos generales deben mirar con madurez el asunto, tanto por lo terrible de las circunstancias en una plaza de tan apiñado vecindario, como por lo perjudicial de incomunicarnos con el Campo, lo que sin duda seria un mal para aquellos y para nosotros.

Los vecinos de esta harían bien en desechar tanta apatía y orientar de ello al Gobernador por medio de un manifiesto. Lo propio deberían hacer los de afuera con su General.

A propósito de instancias, paso a comunicar gustosamente el resultado de una que es altamente satisfactoria para los moradores de Gibraltar, para los de su Campo y los inmediatos de la Serranía de Ronda.

Está gravando desde 1806 un oneroso derecho de recaudación en esta Puerta de la Linea a todo género o comestible que se nos importa, aunque se infringió así el tratado de Utrech, que expresa terminantemente que nada deban pagar. Lo insoportable de este derecho iba retirando mas y mas a los vendedores de ganados, frutas,vinos, recovas, yerbas, manufacturas, etc.; de modo que lo recaudado excedía casi nada a los gastos de recaudación resultando así poca utilidad a la hacienda, el atraso de aquellos productores y la ruina de trajinantes que en cabalgaduras, al hombro, o arreando conducían dichas mercancías, por lo cual utilidad refluye en beneficio de los portugueses y Africanos que a pesar de la distancia y de la dificultad de pasar el Estrecho de de Hércules si el tiempo es contrario, proveen exclusivamente un mercado, cuyas 24 mil almas saben muy bien regalarse, y cuyo reducido, peñascos o  arenisco suelo produce muy poco.

Así las cosas, se ha conseguido una real orden que tendrá efecto desde primero, de enero próximo venidero, suprimiendo dicha recaudación y dejando libre enteramente el paso de la Línea de todo efecto de comer, beber o arder, etc.

Grande será el beneficio que esta medida causará a los vecinos de esta, pues con la concurrencia de los nuevos vendedores bajará el precio de las mercancías. Ya antes de ahora tengo hablado de la riqueza que muchos pueblos de por aquí poseen ( y que vergüenza es decirlo están  explotando los africanos ) con la inmediación del mercado del Gibraltar. Pueden muy bien y en particular San Roque tener doble número de huertas, establecer frutales, viñedos, multiplicar los ganados, la recova y todo lo que consume esta plaza, que repito es bastante aunque nada produce.


                                                                           El Clamor Público del 15 de agosto de 1851



   Luis Javier Traverso







Documento en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca nacional de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario