martes, 8 de octubre de 2013

Contribución al Consumo en 1851


Recomendarnos a nuestros suscriptores la lectura de la siguiente carta que nos escriben desde San Roque, en la cual se pintan con sus verdaderos colores los males que produce la odiosa contribución de consumos.


San Roque 12 de septiembre

En esta ciudad ha causado grande disgusto la suspensión de las Cortes, pues si siempre medidas de esta clase alarman a los pueblos cuando no hay una conocida causa que las justifique, en las actuales circunstancias, era del mayor interés para esta población la continuación de las sesiones del Congreso.

Pesa sobro estos desgraciados habitantes la insoportable contribución de consumos con estanco de las especies en puestos establecidos por el arrendador, y sin embargo de haberse demostrado hasta la evidencia que la ciudad de San Roque tiene 2127 vecinos, ello es que las autoridades de provincia no han atendido las justas quejas y reclamaciones que en forma competente les han sido dirigidas, y con notoria infracción de las instrucciones vigentes, por las que se dispone que solo podrá imponerse el abasto en pueblos que no lleguen a 2000 vecinos, en esta ciudad continúa establecido como si fuese una aldea de 200 habitantes.

Así es que de 140.000 rs. que importa normalmente calla año la contribución de consumos de esta ciudad, ha habido arrendadores que la han elevado hasta 284.000 líquidos para la Hacienda, mediante la condición de estancar las especies. Este método es muy sencillo para sacar de los pobres pueblos doble de lo que deben pagar con arreglo a las leyes. En facultando a un arrendador para que el solo pueda comprar a los cosecheros y para que el solo pueda vender a los consumidores, como ni aquellos pueden encontrar otro
que les compre, ni estos encuentran que los vendan, el arrendador se encuentra dueño del campo, y explota a los consumidores a las mil maravillas.

No importa que las especies sean de mala calidad, de excesivo precio y de escasa medida, pues como el arrendador no tiene rivales con quien competir, siempre tiene la venta segura.

De todos los perjuicios que trae consigo este método de exigir los impuestos, concibió este vecindario la esperanza de verse libre al leer la sesión del Congreso de señores diputados de 21 de noviembre último, en la que el señor Sánchez Silva presentó un proyecto de Ley para abolir el monopolio de la exclusiva, cuyos inconvenientes demostró el señor diputado con tal eficacia y acierto, que el Congreso tomó en consideración el proyecto, lo que no podía menos de estimarse como el síntoma mas favorable para el buen éxito del propósito. Actos de esta clase son acogidos por los pueblos con las mas inequívocas señales de gratitud y entusiasmo, y ciertamente el que causó en esta población la probabilidad de verse libre de las trabas impuestas a ese tráfico interior y de la exorbitante supor con que se está haciendo contribuir a su vecindario, solo puede compararse con la exasperación  y disgusto que ha producido la certeza de ver burladas tantas esperanzas, quedando cerrada la tribuna parlamentaria, en  la que los diputados amantes de los pueblos tenían el firme propósito de seguir denunciando abusos para conseguir saludables reformas.



Para completar este artículo os pongo la exposición del Diputado Sánchez Silva (elegido por la Circunscripción de Sevilla del Distrito de Ecija con  471 electores, 342 votantes. Obtuvo 206 votos)
en la sesión del Congreso del 21 de noviembre de 1851:










   Luis Javier Traverso








Publicado en el Periódico El Clamor Público  del 19 de diciembre de 1851


Documento del Archivo de la Prensa Histórica de la Biblioteca Nacional de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario