domingo, 20 de noviembre de 2011

Falta de Plata y Billetes en el Campo de Gibraltar 1893

Periódico "El Liberal" del Sábado 9 de julio de 1893


EN EL CAMPO DE GIBRALTAR

Conflictos que origina la falta de plata y la baja del billete de Banco.- Dificil situación enconómica en este Campo.- Urge  que el Gobierno  solucione el conflicto.- Falta de metálico para pagar a los soldados.- La Prensa  calpense.- Los empleados del resguardo interpretando la ley sobre la exportación de la plata.- Registros individuales.- Nuevos abusos en Correos.-
Ya lo decía en una da mis anteriores informaciones: el problema monetario se presenta en este Campo con caracteres alarmantes y si el Gobierno español no pone pronto  y oportuno remedio para normalizar la situación económica de los pueblos del Campo de Gibraltar, se producirán tan graves conflictos de orden público, que podrán en grave aprieto a las autoridades para solucionarlos, sin que se sepa a ciencia cierta cuales seran las horribles y desastrozas consecuencias que en la normalidad de la vida de estos pueblos originará la cuestión de la falta de plata y la parada de miles de obreros, hoy en visperas de quedar sin trabajo, si no se atiende  a solucionar el conflicto que se avecina.

No hay quien quiera tomar  para ninguna venta o transacción comercial los Billetes de Banco.


El papel moneda ha sufrido una depreciación de un 50 por 100 en Gibraltar y de un 20 por 100 en los pueblos de este Campo. Tener billetes de banco y no tener dinero es todo igual.


LA Compañía del Ferrocarril de Bobadilla a Algeciras, según tengo dicho a EL LIBERAL, no admite en pago de los billetes de viajeros, ni por transporte de mercancias, cantidad alguna en papel moneda.


Pero, en cambio, esta empresa, y lo mismo la Compañía Arrendataria de Tabacos, pagan a todos sus empleados en billetes de Banco, produciendo esto graves trastornos y conflictos en la masa popular y en la clase trabajadora, que se ve con el corto salario pagado en papel y luego no puede comprar lo necesario para el preciso sustento, a menos que no pierda el 20 por 100 del valor nominal de los billetes de Banco, y aun así no hay quien cambie el papel, ni quien lo admita.


Y si a esto se une que las autoridades inglesas de Gibraltar, al carecerse en aquella plaza de monedas de plata españolas, han determinado despedir de las obras de los Docks a los siete ú ocho mil obreros españoles que allí trabajan , reemplazándolos por los soldados británicos de guarnición en Gibraltar. ¿Podrá darse una situación económica mas triste que la que se presenta, y en mayor grado, cuando aquello suceda, se atraviesa en este Campo?.


¿Que sucederá el día no lejano en que queden sin trabajo esos ocho mil obreros españoles, que residen  en Algeciras y La Línea?.


Miedo da pensarlo, si se atiende al estado actual de los ánimos y a lo que pueda resultar con la miseria en que, de golpe y porrazo, caigan ocho mil casas de familias  españolas.


El conflicto interior que originaría al Gobierno la cuestión monetaria del Campo de Gibraltar, revestiría tal importancia, que la presionaría fuertemente a la opinión española y dejaría relegados al segundo término los otros conflictos interiores a que con mayor  atención atiende el Gobierno de Madrid.


Por Humanidad, por razón, por justicia y por patriotismo, hay que solucionar la cuestión  de la plata en esta región.


No Vacile ni un instante  el Gobierno; estudie la manera de solucionar rápidamente el conflicto, pues de no hacerlo, tal vez la fuerza y desarrollo  de los futuros acontecimientos sería tan desastrosos, que bien pudiera arrepentirse el ministerio de su falta de actividad y de su antihumanitaria inercia.


Aquí no se ventilan intereses mezquinos de partidos; aquí se ventila algo mas importante, como es el no perecer de hambre y el que no caigan en la miseria miles de familias españolas.


Diputados por la provincia de Cádiz son los señores Duque de Almodóvar del Rio y Añón, actuales ministros de Estado y de Marina, respectivamente, uno y otro y especialmente el primero conocen la vida de este Campo, ambos deben tener presentadas necesidades de esta  región y a ellos toca, por tanto, en primer termino, ilustrar a sus compañeros de gabinete acerca de las complicaciones que pueden producirse, interesante del Gobierno de que forman parte prontas, radicales y salvadoras medidas que conjuren el conflicto..


¿Porque no se crea en Algeciras una sucursal del Banco de España, único medio de evitar  la explotación  de que viene siendo objeto el papel moneda?.


Si esto no se hace ¿no sería solución el crear una Administración subalterna de Hacienda que, contando con las remesas de plata que le enviara el Gobierno y con la que en la misma se ingresaran  por venta de billetes de loterías, derechos de transmisión  de bienes, se hicieran aquellos cambios, que las necesidades mas perentorias del comercio y de tráfico impusiera?.


¿No podía la Compañía Arrendataria de Tabacos pagar en plata o en calderilla a sus empleados? Seguramente que si.


¿No debía el señor ministro de la Guerra, en vista de lo que está sucediendo con la falta de plata, cuidar a todas las fuerzas militares que hay en esta región se les abonaran sus haberes en metálico y no en billetes del Banco, como de una manera imprevisora y que agrava  el actual conflicto, se viene realizando?


Por la imposibilidad material de cambiar billetes, y por haberse pagado en papel las consignaciones de los regimientos expedicionarios que guarnecen a este campo, ha habido la necesidad de dar a los soldados vales por el importe  de los socorros diarios que reciben, cuyos vales contra determinadas casas de comercio, llevan la anexa obligación  de que todos los soldados han de emplear en dichos establecimientos mercantiles, las dos terceras partes por lo menos  del total del socorro, dándosele la otra tercera parte en metálico.


Esto ha producido grave disgusto en la tropa, y precisa  que el ministro de la Guerra solucione con rapidez  este otro conflicto militar, que, de seguir, puede producir  algún malestar entre los soldados.


Convencidos están por demás todos los impugnadores que tuvo en este Campo la proposición presentada en el Congreso por el Diputado  por Algeciras  D. Luis Ojeda, de las altas razones de previsión y de patriotismo en que se inspiró el diputado republicano para pedir al Gobierno que se permitiera la exportación de plata ha Gibraltar por la suma de 75.000 pesetas semanales.


El exceso de celo  de los funcionarios de las Aduanas fronterizas españolas para detener toda pequeña introducción de plata  en Gibraltar, registrando los bolsillos de las personas que atraviesan la frontera, llegando a considerar como contrabando cualquier suma de monedas de plata que ascienda a mas de cuatro pesetas, no solo agrava el conflicto monetario, sino que es motivo de que se ridiculicen  en el extranjero, y que  los periódicos calpenses desacrediten a la administración  española, escribiendo artículos con el epígrafe de "La Legislación del robo", donde se leen estas frases:


"Téngalo, pues, entendido cuantos de hoy en adelante, mañana sobre todo (se refiere a la feria de La Línea, que dió principio el domingo pasado), pasen a España. Si hasta ahora han tenido que precaverse de las hazañas de los timadores pick pocket, especialmente con motivo de las aglomeraciones en los dias de feria , un nuevo peligro de hoy les amenaza y es que si escapan de un pick pocket caerán seguros en las garras  de los carabineros de las puertas, que se cuidaran de limpiarles a la fuerza los bolsillos"


De que en esa forma nos trate las prensa extranjera tienen la culpa los empleados del resguardo que cometen ligerezas al hacer los registros, y que en pleno camino de La Línea a Gibraltar hacen bajar del coche a las personas que por allí  transitan para registrarles los bolsillos en la misma carretera, y los que interpretan tan ridículamente la ley sobre exportación de la plata, fijando como maximum de la cantidad que puede llevar un individuo en la enorme suma de cuatro pesetas  No puede darse nada mas risible.


Insisto de nuevo cerca del director general de comunicaciones, sobre los abusos que se cometen en correos, abusos tan escandalosos que merecen se ordene la instrucción del oportuno expediente gubernativo para depurar responsabilidades.


En los días 3 y 4 de este mes, ha dejado de recibir el paquete  completo de EL LIBERAL, el corresponsal vendedor de esta población, Sr. Gómez Carrillo, asegurándose por el administrador de Correos que la falta es en la ambulancias, pues a la oficina de su cargo no han llegado duchos paquetes de periódicos.


Corresponsal


Jimena y julio 1893












  


                                                                      Luis Javier Traverso




Documento perteneciente a la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España

No hay comentarios:

Publicar un comentario