jueves, 30 de junio de 2011

Agradecimiento a Lutgardo López Múñoz 1860




Artículo publicado en el periódico La Iberia del martes 16 de octubre de 1860


Señor director del periódico La Iberia.

Muy señor mió y de mi mayor respeto: He de merecerle se sirva insertar en su apreciable periódico la adjunta manifestación, para que llegue a conocimiento del público los filantrópicos sentimientos de la persona a que se refiere, a lo que le quedará reconocido S. S. S. Q. B. S. M.—José Díaz y Sierra.



Algeciras 23 de setiembre de 1860.

Faltaría á la amistad y relaciones que me unen al segundo teniente alcalde de San Roque, con residencia en el punto de la línea fronteriza a la plaza de Gibraltar, don Lulgardo López Muñoz, si no publicase los filantrópicos sentimientos de este. Al presentarse en dicho punto en el mes anterior el cólera morbo, estando en los baños de Manilba con su familia, y habiéndosele dado conocimiento de que dicho mal había invadido la línea, se puso inmediatamente ea marcha con objeto de atender al socorro de los vecinos de su jurisdicción que fuesen atacados, y prodigarles todos los recursos necesarios.

Entre las disposiciones que merecen notarse, es, el que acabado de llegar se 1e avisó de que en el vallado de una huerta se encontraba atacado del cólera el pobre de solemnidad Marcelino García, y acudiendo en seguida en su auxilio procuró se le recibiese en el hospital provisional que se había.establecido; pero no pudiendo obtenerse, porque únicamente era para los militares, dispuso el citado López lo condujesen a su propia casa, colocándolo en uno de sus aposentos, prodigándole cuantos recursos se creyeron necesarios para salvar a aquel desgraciado, habiéndole asistido tres facultativos y suministrándosele todos los que estos ordenaron, aunque por desgracia, sin resultado favorable.

Otra de las disposiciones honrosas en alto grado para dicho señor, es la de haber estado constantemente de dia y noche visitando a todo pobre de solemnidad, que lo acreditaba por medio de una papeleta del capellán que allí existe, socorriéndolos con todo lo necesario para él y su familia de su peculio propio, cuyos hechos no necesitan comentarios; pero no es de estrañar dichos filantrópicos sentimientos en don Lutgardo López Muñoz, cuando en otras ocasiones y no muy lejanas, ha dado pruebas de abnegación y patriotismo, como lo fué el 8 de enero último en los naufragios de varios buques ocurridos en la costa de Levante, entre los que se cuenta el del vapor francés Juan Bautista, que conducía por cuenta del gobierno tablas, herramientas y otros efectos para Africa, y que con su celo y esposicion de su vida contribuyó al salvamento del cargo y de las personas, no solo de dicho buque, sino de otros que en aquella noche embarrancaron en aquella costa.








                                                                   Luis Javier Traverso




Documento perteneciente a la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España

2 comentarios:

  1. Jó, que tío, y de que manera se ganaba la vida? porque para ser un filántropo se tiene que tener pasta.-

    ResponderEliminar
  2. Lutgardo López Múñoz junto con una junta gestora fueron los que fundaron la Línea el 17 de enero de 1870

    ResponderEliminar