martes, 9 de agosto de 2011

El Naufragio del Vapor Utopía contado a través de la Prensa de la época




El 17 de marzo de 1891 ocurrío una de las mayores catastrofes navales en aguas del estrecho y que afecto tanto a las poblaciones de Gibraltar como a La Línea de la Concepción.Vamos a ver cronológicamente como la Prensa Nacional de la época iban comunicando todo lo relacionado a este hecho. Están trascritos tal cual, con sus faltas grámaticales etc... .No he podido localizar ninguna prensa local como "El Diario de La Línea"
Al dia siguiente el 18 de marzo los periódicos nacionales ya se hace eco de la noticia pero como es lógico con la confusión en datos de una catastrofe de esa maginitud. El Heraldo de Madrid, El Siglo Futuro, La Época,  La Iberia y El Día, escriben todos tras la recepcion de un telegrama via Bilbao lo siguiente:

Londres 18.—(Vía cable de Bilbao.)— Se acaba de recibir un telegrama fechado anoche en Gibraltar dando cuenta de un nuevo siniestro marítimo.
El Vapor Inglés Utopía que procedía de Trieste y se dirigíaa a Nueva York conducuiendo 700 emigrantes italianos, fué sorprendido la noche del lunes por el violento Temporal reinante en el estrecho.
El capitán y la tripulación hicieron inauditos esfuerzos por salvar el buque y poder llegar al puerto pero los trabajos resultaron estériles.
Una racha de viento Sudoeste volcó el barco envolviéndole entro las olas, yendo por último a chocar contra un acorazado inglés a la entrada da la bahía.
La Escuadra inglesa que en ésta se hallaba surta, salió inmediatamente a socorrer al Utopia, recogiendo a muchos de los tripulantes de aquel.
Por desgracia existen serios temores de que en el naufragio hayan perecido ahogados gran número de mujeres y niños que venían entre los pasajeros.

Londres 18.—(Vía cable de Bilbao.)— Nuevos telegramas recibido de Gibraltar fechados a las doce de la noche última, amplían los tristísimos detalles del naufragio del vapor Utopia, cuyas conseecuencias son más grandes de lo que en un principio se creyó.
La causa del naufragio ha sido el venir el buque sin timón por desperfectos causados en la travesía, é impulsado por el fuerte viento Sudoeste, fué a chocar a la entrada de la bahía con los acorazados de la escuadra inglesa Anson y Rodney, les cuales se hallaban anclados, no sufriendo por esta circunstancia mayores daños.
El Utopia abrióse ante la violencia del choque y naufragó inmediatamente.  
Es imposible precisar exactamente el número de víctimas producidas por la catástrofe, creyéndose que asciendan a más de doscientas.
Todos los vapores de guerra que se hallaban  en la bahía, incluso la fragata sueca Freya, mandaron sus botes en auxilio de los náufragos, recogiendo a cuantos de éstos encontraban a mano, que han sido trasportados a tierra, donde se les facilitaron los primeros auxilios, pasando varios al hospital.

Además el periódico "El Día" comtinua la información con el siguiente dato:
Según telegrama del cónsul da España en Gibraltar el vapor ingles que ha naufragado se llamaba Eutopsia y  conducía 900 pasajeros. No precisa el número de victimas, limitandose  a decir que ha habido muchas desgracias.

Esto corrobora el caos de datos del momento. 

Día 19 de marzo

Los periódicos "La Correspondencia de España", "El Pais" y "La Vanguardia" escriben en sus páginas el Telegrama anteriormente citado. Además junto a la prensa "La Iberia" y "Heraldo de Madrid" incluyen  nuevos datos:

- A las noticias que ayer comunicó la Agencia Fabra referentes al naufragio de aquel buque, hay que añadir las siguientes
En el ministerio de Estado se recibió anoche un telegrama del cónsul de España en Gibraltar concebido  estos términos:
«En la horrorosa catástrofe del Utopia han perecido más de 500 personas.
La población está consternada.
Se cree no había a bordo ningún español
La citada Agencia comunica hoy los siguientes despachos:
Londres 18.— Un despacho de Gibraltar, que publica el Lloyds, da cuenta de haberse salvado 318 tripulantes del vapor Utopia ; los cadáveres encontrados hasta ahora ascienden a 90, y se teme que puedan ascender a 500.
Paris 19.— Según un telegrama fechado anoche en Gibraltar, ascienden a 570 las personas que han perecido en la catástrofe del vapor inglés Utopia.

"El Imparcial" hace mención a la lectura del Telegrama en el Consejo de  MInistro:
  A las once y media se reunieron los ministros bajo la presidencia de S. M la reina.
.... EI ministro de Estado leyó el telegrama en que se comunica el naufragio del vapor Utopia.

También escribe lo siguiente:
La Línea 18 (4 tarde)
A la playa del Espigon de San Felipe{territorio español) arroja el oleaje muchos cadáveres.

En Gibraltar  y La Linea gran consternacion.
—Escobar
Y amplia un poco mas la informacion de la catastrofe maritima:
 Las víctimas y el salvamento
....  Con tanto valor y exposición se hizo ésta busqueda siniestra, que en pocos momentos se logró arrancar a las olas cuatrocientos náufragos, no sin que éste acto heroico costase a las  trípulaciones de guerra la pérdida de treinta hombres, sacrificados en aras de la vida de sus semejantes.  
Los auxilios
Conforme se iban recogiendo náufragos eran llevados a bordo de los buques de guerra ingleses, donde se les prodigaba toda clase de auxilios, pues era casi imposible abordar en tierra.
Ya llegado el dia y amainado un tanto el temporal, se fué organizando el desembarco de los náufragos, que las autoridades recogían y auxiliaban a su vez. conduciendo a los heridos al hospital.



En Gibraltar
La impresión causada por el hecho en esta plaza ha sido profundísima. La inmensa desgracia que aflige a los náufragos ha hecho surgir del sentimiento público la idea de abrir entre tota las clases de la sociedad una suscrición que alivie su total desamparo.
Esta suscricion suma en estos momentos respetable cantidad, y es seguro que Gibraltar probará una vez mas que no en vano tiene fama de caritativo.—El corresponsal

El periódico "La Dinastía"  utiliza esta desgracia  para arremeter contra otros períódicos:

Leemos:
«EL vapor inglés Utopia ha zozobrado en la bahía de Gibraltar.»
En cambio no zozobra la utopia social representada por ciertos periódicos.
Verdad es que estos se mantienen siempre entre dos aguas. Predicando la reparadora y confesando en Montserrat.




Día 20 de marzo

Los Periódicos "El Correo Militar" y "La Dinastía", quizas ésta prensa más dedicada a temas políticos, después de 4 días de la trajedia del estrecho, hacen una pequeña referencia de 5 ó 6 líneas en sus páginas, de los Telegramas del dia 18.

"El Imparcial" hace referencia  a nuevas lecturas de Telegramas en el Consejo de Ministros:

CONSEJO DE MINISTROS
¡Cinco horas y media de Consejo! La verdad es que si los ministros no resolvieron ayer satisfactoriamente todos los problemas políticos, económicos y sociales pendientes de resolucion, hay
que darles patente de.... premiosos  porque lo que es tiempo ya tuvieron.
Poco después de las dos se reunieron en la Presidencia, y eran las eiete y media cuando salian del despacho del Sr. Cánovas.

.... Se leyeron nuevos telegramas del naufragio del vapor Utopia;....
"El Liberal" tambien escribe sobre el Consejo de Ministro lo siguiente:

.... También escucharon los ministros la lectura —dada por el señor duque de Tetuán— de los telegramas de nuestro agente consular en Gibraltar, relatando la espantosa catástrofe ocasionada por el naufragio del vapor noruego Utopia en aguas de Gibraltar.
 Aquellos despachos comprueban que pasa de 600 el número de víctimas pertenecienteas al pasaje, además de 18 hombres de la tripulación del buque. ......


Para "El Siglo Futuro" sigue reinando la confusion:
Reina gran confusión; hasta estos momentos sábese que los salvados por las tripulaciones de la escuadra del Canal de la Mancha surta en el puerto, y por la frapata sueca asciende a 180.
Bl Utopia conducía 827 pasajero; 90 tripulantes encuéntranse salvados; 331 han aparecido ahogados; faltan 536; varios marinos ingleses han perecido.
Dos buzos de los barcos de guerra han bajado al lugar en que se ha hundido el barco y no han podido reconocerlo.
Las escenas que se suceden entre los que han sobrevivido, son dolorosísimas. Han naufragado dos votes del vapor remolcador.
Gibraltar y La Linea están de duelo.
"El Liberal" ampia la infomación sobre la catástrofe con nuevos datos:

Terrible naufragio
Por telégrafo;
Cádiz 19 (11-50 m).

La mayor parte de los pasajeros del vapor Utopia estaban entragados al descanso cuando ocurrió la catástrofe. 

Esto explica los centenares de ellos que han perecido.Todos los tripulantes de los buques de guerra rivalizaron en heroismo por salvar los naufragos habiendo perecidos algunos de ellos.
En las aguas de Gibraltar y en las playas inmediatas van apareciendo muchos cadaveres.
Los buzos hacen esfuerzos por salvar en lo posible los efectos del buque sumergido y extraer los cadáveres.
El cónsul de Inglaterra en Cádiz ha visitado hoy al comandante de Marina, con objeto de suplicarle que se adopten las disposiciones necesarias con respecto a los cadaveres que apararezcan en las playea de esta provincia marítima. ........

"El Pais" describre en su página 2 del periódico sobre el asinamiento de los pasajeros ademas de  la imagen tan horrorosa que presentaba la Bahía de Gibraltar:

  El Naufragio del Utopia


Son horrorosos los detalles que se han recibido de esta espantosa catástrofe.
Aun sin conocer el número de victimas ya podía presumirse que habría de ser muy grande porque el Utopía conducía en sus entrepuentes y cámaras a cerca de mil entre emigrantes y tripulantes. Un verdadero cargamento de carne humana; algo parecido a lo que sucedía en los barcos dedicados a la trata de negros.
Habiendose verficado el naufragio en circustancias menos terribles  y aún así el número de víctimas hubiera sido fatalmente considerable, porque tal aglomeración de personas hubiera hecho dificil las operaciones de salvamento.
8agún telegramas particulares el espectáculo que ofresía ayer la bahía de Gibraltar era horroroso. El mar arrojaba sin cesar cadáveres a la playa. Muchos de éstos se hallaban completamente desnudos, otros llenos de heridas ó mutilados, siendo muy difícil y penosa la identificación de los cadáveres.
Loa primeros cálculos limitaban a 90 el número de ahogados; un despacho publicado por el Lloyds,  de Londres, hacía subir este número a 500, pero esta cifra aterradora ha resultado todavía menor que la efectiva, según el siguiente telegrama da la Agencia Fabra:
París 19.— Según un telegrama fechado anoche en Gibraltar, ascienden a 576 las personas qne han perecido en la catástrofe del vapor inglés Utopía.

"La Época" en las páginas del rotativo de este día 20 describe las características del vapor siniestrado así como de los buques de guerra que participaron en el salvamento:

El Vapor Utopia, de la Compañía Anchor Line, llegó a Gibraltar a las siete y media de la noche del miércoles.
...... El Utopia era un vapor de 1.754 toneladas, construido en 1874 en los Astilleros de Glasgow, y pertenecía a la casa Hendorson Brothers del Anchor Line.
Su capitán era M. R. Morrison.
El Rodney, contra el cual chocó, es un acorazado de torre, de 10.300 toneladas y blindaje de 18 pulgadas, construido en 1884, e igualmente el Anson, con el que chocó primeramente el Utopia.
La escuadra Inglesa anclada en Gibraltar se compone de los buques acorazados Horce,  Inmortalité, Curlew, Anson, Rodney, Camperdoon y Speedivell, crucero Blanche y cañonera Lapwing.    ........

 Tras una catastofe de tal magnitud los habitantes de la zona ven nuevos naufragios donde no los hay y de eso "El Heraldo de Madrid" lo refleja en sus páginas:

Parce, según telegrafían a El Imparcial, que ha naufragado otro buque en el Estrecho.
Anteanoche arrojaron a la playa del Puente 22 cadáveres, entre ellos los de algunos niños.
En el despacho recibido por nuestro colega se dice que se tiene allí la creencia de que estos cadaveres son los de emigrantes que conducía a la América del Sur un vapor que no es el Utopia.
Se asegura que en aguas de Gibraltar han aparecido muchos mas cadáveres procedentes del nuevo naufragio




Día 21 de marzo



"El Heraldo de Madrid"  escribe sobre los salvados del naufragio:

.....
En el Utopia venían sólo tres pasajeros de primera clase, una señora y dos caballeros, uno de ellos banquero americano. La señora se salvó.
También se ha salvado el capitán del buque. En los primeros momentos, cuando el arríete del Ansón abrió brecha en el costado del Utopia y le destrozó las calderas, y éste se hundía sin dar mucha ocasión de salvación, el capitin se lanzó al agua y fué recogido en un bote.
A nado se salvó igualmente el doctor del buque quien a pesar de los embates del mar, pudo ganar, junto con un emigrante, una caseta de baños.

 "La Vanguardia" escribe  sobre como vivió un oficial del vapor italiano los primeros momentos de la trajedia:


Damos a continuación algunos detalles que encontramos en los telegramas que desde Gibraltar se han dirigido a los periódicos extranjeros.
Un oficial del «Utopia» que se ha salvado del naufragio refiere que la colisión ocurrió en el momento en que se iba á echar el ancora. El pánico fué indescriptible. Los italianos se amontonaron en el puente, prorrumpiendo unos en agudos gritos, mientras otros lloraban desesperados. Los marineros acudieron enseguida a las canoas con el propósito de colocar en ellas a muchos emigrantes a fin de poder salvarles antes de que el buque se hundiera. Pero sus esfuerzos resultaron ineficaces. Todos los marinos permanecieron en su sitio y cumplieron valerosamente con su deber hasta el último momento.

Había en el puente muchos salvavidas a los cuales se arrojaron los italianos, trabándose con este motivo una empeñada lucha en la oscuridad. Los más fuertes consiguieron apoderarse de algunos de aquellos aparatos de salvamento y por medio de ellos quedaron flotando sobre las olas y consiguieron salvarse. La mayor parte de las mujares quedaron abandonadas a su suerte, pues los hombres no atendian más que a su propia salvación.
Las calderas explotaron y multitud de seres humanos fueron precipitados al mar. Unos cincuenta emigrantes que se habían encaramado al extramo de los palos se salvaron; porque al hundirse el buque, quedaron los palos sobresaliendo por encina de las aguas, aquellos desgraciados lanzaban gritos espantosos que se percibían desde la orilla apesar del ruido de la desencadenada tempestad.

Entre los que se habían refugiado en la arboladura se encontraban algunas madres que abrazaban estrechamente a sus hijos para librarles del furor de las olas.
En la orilla se encontraron grupos de cadáveres que permanecían estrechamente abrazados; eran hombres que en sus brazos estrechaban a sus mujeres o a sus hijos.
Son en muy escaso número las mujeres que han logrado salvar su vida.
La tempestad que duró toda la noche impidió que pudieran acercarse al «Utopia» los botes que iban en su auxilio, que hubieron que contentarse con recoger a  los desgraciados que eran arrastrados por las olas. ...... Los acorazados iluminaban la escena del naufragio proyectando en dirección al sitio donde tenia lugar tan  desgarradora escena los rayos de la luz electrica.

Día 22 de marzo

"El Imparcial", "El Liberal", "La Correspondencia de España" y "El Diario de Avisos de Madrid" trae sus en sus páginas las mismas terribles noticias sobre el suceso, ahora el relato se centra casi todo en las victimas:

.....
Los cadáveres
En la mañana del miércoles, como era de esperar, aparecieron algunos cadáveres de los náufragos del vapor Utopia, que haban sido arrastrados por las corrientes, unos hacia los rompientes de Devils Tanque y otros hacia  las playas de Puerta Tierra y del Espigón.

En este último punto, el espectáculo que se ofrecía a la vista era espeluznante, aterrador.
Veintidós cadáveres, seis de hombres, nueve de mujeres, entre ellas algunas  jóvenes, y siete de niños y niñas yacían tendidos en la arena, separados por cortos trechos.
Entre todos, llamaba poderosamente la atención el de una mujer de mediana edad que tenia un  niño a su lado como de unos dos años de edad, con los brazos en posición de haberlo llevado sujeto al cuello durante la lucha que libró con el furioso oleaje y que costó la existencia á ambos.
El gentío, tanto de Gibraltar como de La Línea, que llenaba la mencionada playa, era inmenso.

Rompía matetialmente el corazón oír las exclamaciones y llantos en que prorrumpían, en particular las mujeres, a la vista de aquellos cadáveres rígidos, amoratados, algunos de los cuales tenían señales de golpes violentísimos en la cara y ojos, desgreñados, con las ropas en el desorden consiguiente y algunos desnudos, entre estos una joven que hallaba en completo estado de desnudez y que fué cubierta con una manta que facilitó un carabinero.
A uno de estos, que formaba parte de la fuerza de vigilancia de aquel punto, se lo oyó referir que a uno de los cuerpos que yacían en tierra y que representaba a un hombre fornido, con luenga barba, de unos cincuenta y cinco años de edad, lo había visto llegar con vida a la playa a favor un trozo de madera que llevaba en la mano.

Corrió hacia el con objeto de procurar salvarlo, pero al pretender ponerse de pie el náufrago antes de que llegase a él el carabinero, cayó boca abajo quedando sin  vida en el mismo momonto.
Este infeliz tenía a su lado una especie de alforja con embutidos de varias clases, higos y otras menudencias  que había llevado consigo amarradas al cuerpo.
En dicha playa había también un hermoso perro que se hallaba en el buque y logró ganarla con vida,
Al llevar a cabo la operación de meter  en el carro el cadáver de la infeliz mujer que tenia asida a su cuello a la criatura a que hemos aludido, costó gran trabajo conseguir arrancar aquella tierna manecita agarrotada de los vestidos de la que quizás le diera el ser y a los cuales se hallaba aferrada.

Los náufragos
Se encuentran en su mayoría en el Casino Militar de Gibraltar y los buques de guerra surtos en el puerto; los habitantes de dicha plaza han socorrido momentaneamente a los náufragos con gran esplendides, tanto en ropa como en dinero.
El inspector de policía de dicha plaza, señor Adair, impidió el ansiado desembarque de los náufragos por uno de los sitios mas cercanos al puerto, teniendo que ser conducidos por otro lado mucho mas distante, por cuya causa perecieron gran número de personas.
Esto abuso ha sido comentado y censurado por todos, y las autoridades inglesas han adoptado contra este mal funcionario enérgicas y severas medidas para castigarle.
A última hora habíase formado un consejo especial, con asistencia del cónsul de Italia, para investigar los verdaderos motivos del siniestro y exigir la responsabilidad a los culpables.
En la tarde del miércoles se trato por medio de buzón investigar el fondo del buque, imposibilitando la operación el mar de fondo que reinaba.
Sapóneso que la mayoria de los náufragos que han perecido se encuentran en las bodegas del Utopia, porque á dicha hora se encontraban descansando de las fatigas del viaje y del mal tiempo.

"El Liberal" aunque en su mayoria escriben lo mismo los cuatro periódicos anteriormente dicho, hay algunas pinceladas nuevas.

......
La catástrofe fué anunciada por cinco cañonazos del acorazado y tres del Semáforo del Hacho, que pusieron en alarma a la población que corría presurosa a baterias y murallas ansiando conocer lo que ocurría.  ....

......

Los buques de guerra que contribuyeron  al salvamento, son: Freja, de guerra, noruego; sacó 43 vivos y recogió cinco muertos; el buque de guerra inglés Bodmey, 34 vivos y cinco muertos, Anson, 30 vivos con tres muertos; Inmortalité, dos vivos; Camperdown, 46 vivos; vapor cable Amber, cinco. Cadáveres aparecidos en la playa del Espigón de la Linea, seis hombres, 18 mujeres, siete níñosy una niña, Total de náufragos perecidos 583.
El buque Utopia quedó sumergido casi toda la chimenea y los palos hasta metro y medio de su base: mide 350 pies de eslora, 35 de manga y 1700 toneladas de porte. ........


.........
La condución de los cadáveres hasta el cementerio de la Línea se efectuó en carros cubiertos con toldos negros. Allí se encuentran insepultos, habiendo muchos de los supervivientes de la catástrofe a ver si podía identificarlos.
En la playa de Puerta de Tierra, fueron recogidos cinco cadáveres, cuatro de los cuales eran de hombre y uno de una mujer que fueron conducidos prontamente, con tres recogidos en Devil's Tonque al establecimiento balneario de Chatam Counter Guard. De estos últimos, era uno marino del acorazado Rodney, joven de bien poca edad.
Mientras tanto el vapor se iba hundiendo lentamente, viéndose tímidamente el palo mayor, en cuya punta ondea desgarrada y a merced del viento la bandera de cuarentena.
El entierro de la víctimas recogidas hasta ahora se ha efectuado, revistiendo el carácter de una verdadera manifestación de duelo.
Todos los establecimientos de comercio estaban cerrados, concurriendo al entierro la población en masa y presidiendo el gobernador.

.......
Día 23 de marzo

 Ya ha pasado una semana desde el náufragio y los datos  que aporta la prensa, se centran en la localización de las víctimas y de su sepultura, así como de la comisión que se contituyó para su investigación:


"El Correo Militar", que poca información ha aportado hasta ahora, escribe sobre las apariciones de las victimas y sus sepulturas. Ésta información al igual que ha pasado en días anteriores es la misma en casi todos los periódicos, quitamdo pequeños detalles en la información entre unos y otros:

SINIESTROS MARÍTIMOS
Las últimas notician referentes al naufragio del Utopía son las siguientes:«San Roque 22 (11'40 noche).— El acto de dar sepultara a 27 cadáveres, únicos que hasta ahora han aparecido, de las 564 victimas que ocasionó el naufragio del vapor Utopía ha sido una imponente manifestación de luto. 
El Obispo y el clero, con  cruz alzada, el general gobernador, el almirante de la escuadra, el secretario colonial, los jefes y oficiales francos de servicio, las autoridades y todo el vecindario, han acompañado hasta el cementerio los cadáveres de los infelices náufragos.
Presidía el duelo el cónsul italiano, que vestía de gran uniforme.
El pueblo vistió de luto y se cerraron todos los establecimientos.
La suscripcion abierta desde los primeros momentos pasa ya de 5000 duros.
La guarnición de Gibraltar y el personal de la escuadra han dejado un día de haber a beneficio de las familias de los náufragos.
El mar ha arrojado a tierra 51 cadáveres: 31 en Gibraltar y 22 en las playas españolas.
Entre los fallecidos se encuentra un rico banquero de Nueva York, con dos hijos: la mujer ha perdido la razón al darse cuenta de lo sucedido.
Ha sido detenido, un paisano en Gibraltar que quitó a un ahogado tres pesos que llevaba en el bolsillo.

Será juzgado en las sesiones criminales.
Con objeto de recojer los cadaveres de los ahogados que la mar arrojó a la playa; se han colocado un oficial tres sargentos y 20 soldados, en las rompientes desde el Muelle Nuevo hasta el Ragged Staff e igual número  desde éste sitio  hasta el Stepe Jetty.

Los cadáveres que `pudieron recojerse serán colocados  en el muelle de Puerta Tierra y en Southport Slhed.
Los cadáveres serán sepultados en fosas grandes que a toda prisa se están construyendo.
La casa Handerson ha llamado al buzo don Ricardo Fortunato para que se encargara de sacar los cadáveres que deben haber quedado dentro del buqee náufrago; dicho señor pidió 40 duros por cada uno que sacara, con cuya cantidad se pagaría a los trabajadores que tomaran parte en la operación, y lo que sobrara iría á engrosar la lista abierta a favor de las familias de los náufragos.
El vaporcilío Dollie fué utilizado por la casa de los Sres Handerson hermanos para recojer los náufragos que se habían salvado y se hallan a bordo de los buques de guerra y trasladarlos a tierra.

Una de las mujeres salvadas anoche tuvo que ser conducida al Hospital Colonial en un estado tal  desesperación, que se temía perdiera el juicio.
Se decía que se hallaba con dos de sus hijos en brazos, cuando una ola se los arrebató para no verlos más.
Nos cuentan que dos jóvenes casados, y que habían realizado todo lo que poseían para hacer el viaje, lograron subirse a las vergas, y que el marido, ya desesperado, arrojó a su mujer a un bote de los que prestaban auxilio, logrando salvarse él en otro, pero qne hasta esta mañana ambos ignoraban la suerte que les había cabido, y cuando se encontraron la escena fué conmovedora.


"La Correspondecia de España" amplia algo mas la información suministrada en el Correo Militar:


..... Los tripulantes del vapor náufrago y los emigrantes se hallan alojados: en el Hospital Colonial, 8;en el  Hospital Militar 23; en el Sailors Home, 52 y en los diferentes buques de guerra, 175.
Se ha reunido en la oficina de policía un jurado de investigación para entender en las circustancias que originaron la muerte de las víctimas recogidas ahogadas del náufragio del vapor  ingles Utopía, quedando constituido de los señores siguientes:
T. Tudury, presidente; L. Cerisola, T. Collins, A. J. Moraso, T. Spata, F. Olivares, P.H. Smith, L. Opisso, A. Chipolina, A. Freyone, A. Hernández, C. Correa, A. Facio, B. Bonfante, L. Morello, B. Savignon, J. B. Bañasco, G. Guetta, E. Parral, E. Sotto, J. Fromow y R. Bignon.
Después de juramentados pasaron a ver los cadáveres en los diferentes sitios en que están depositados. Poco despues regresaron a la espresada oficina de policía, aplazándose la investigacion hasta las tres de la tarde, hora en que se reanudó.
El señor cónsul de Italia se hallaba presente en el jurado.
Tan pronto como sepamos el resultado que se obtenga y todo nuevo detalle que podamos adquirir de tan lamentable acontecimiento, lo comunicaremos a nuestros lectores.»


"El Heraldo de Madrid" nos relata la noticia del único español que se encontraba en la Trípulación del Vapor y del primer buzo que bajo al barco naufragado:

Los buzos en el "Utopía"
El primer buzo que ha bajado ha reconocer el interior del Utopia, el buque naufragado en Gibraltar, llamó apresuradamente para que lo subieran, y una vez desprovisto del aparato, mostrábase aterrorizado ante espectáculo que había presenciado.
Algo repuesto de su estupor, dijo: que en la cubierta del vapor había una masa compacta de seres, humanos, asidos unos a otros y agarrados a los palos y cuerdas; razón porque no han subido a la superficie. Entro ellos se encuentra una mujer con una criatura en los brazos dándole el pecho.

Un español a bordo
Entre los tripulantes salvados del vapor Utopia, había uno que era español, único compatriota que formaba parte de aquella dotación.
Llámase José Trujillo, y es natural de Almuñécar (Granada) y residente hace cinco años en la Línea. Hace tres meses que se embarcó en el Utopía y en este viaje terminaba su compromiso.
Su ocupación a bordo era la de fogonero.
A juicio de este individuo, el vapor Utopía chocó primero con la punta del Muelle Nuevo, y de rechazo vino a estrellarse contra el acorazado.
Al instante de chocar con el acorazado se abrió una gran vía de agua en la puerta de la máquina, abandonando acto continuo las faenas todos, excepto el primer maquinista, que quedó en su puesto.
En la cubierta reinaba una reinaba una consternación espantosa.
El José Trujillo se despojó de sus ropas mientras subía a cubierta, y por una de las cadenas de las anclas se arrojó al mar, en donde estuvo nadando hasta que fué recogido por una lancha de los buques de la escuadra.
Añade que la proa del Utopia estuvo fuera del agua mas de media hora, a consecuencia de haber sido aprisionada por un cable que lanzaron del acorazado Anson. Que una vez sumergida la popa del vapor, el capitán mandó echar las anclas, y que, en su opinión, esta medida precipitó el hundimiento del buque.

El príncipe y la niña.
El príncipe Bernadotte, hijo del rey de Suecia, y comandante del buque de guerra Freja, ha pedido permiso para tomar a su cargo una niña que fué salvada del naufragio y recogida a bordo del Freja.

"La Época" no escribe sobre el reconocieminto de los cadáveres en el cementerio de La Línea:

.......
Entre los náufragos que han visitado a los cadáveres depositados en el cementerio de La Línea hubo uno, llamado Colarusso, que reconoció entre aquellos el de su madre.
Dicho individuo se salvó con su mujer, a la que pudo asir de los cabellos, tratando de hacer lo mismo con su madre en momentos de terrible agonía; pero aquella desapareció de su lado instantáneamente y no ha vuelto a verla sino en el lugubre lugar a que nos referimos.
El reconocimiento dio lugar a una escena desgarradora, perdiendo el conocimiento el interesado, que fué auxiliado por las personas allí presentes.
Son muchos los náufragos que, después de haber sido salvados, han perdido la razón.

.......

......
El Utopía llevaba cargamento de naranjas y frutas secas.

Día 24 de marzo


"El Liberal" Ahora la prensa se centra en escribir lo que el capitán del vapor el Señor M. Morrison, relata sobre lo sucedido:

El capitán del vapor Utopia, ha referido algunos detalles do lo que ocurrió en el barco en los primeros momentos del choque. EL pánico fué indescriptible. Los italianos se amontonaron sobre el puente, apretados, gritando, llorando y clamando a la Virgen y a los santos. La tripulación corrió a las embarcaciones de bordo, esperando que podrían echarlas al mar antes de que se fuese a pique el vapor, mas sus esfuerzos fueron inútiles, pues el buque se hundió vertiginosamente.
La marinería cumplió con su deber hasta el ultimo instante, aunque la confusión de aquellos centenares de personas delirantes imposibilitaron el salvamento. Sobre el puente había bastantes salvavidas; los italianos corrieron como fieras y libraron alli, en medio de las tinieblas, una batalla tremenda. En aquella lucha los más robustos se apoderaron de los salvavidas, que flotando por encima del vapor que se hundía, sostuvieron un buen número de emigrantes.
La brutalidad de los hombres que se disputaban la vida con ferocidad salvaje, aniquilaba todo sentimiento generoso; no había más que el triunfo de la bestia robusta: muchas mujeres y niños eran rechazados a puñadas.
Mientras la pelea y el vocerío se enardecían sobre cubierta en la obscuridad de la noche, el mar invadía con rapidez el casco. De repente estallaron las calderas y como proyectiles monstruosos saltaron por los aires racimos de criaturas humanas, que se hundían luego en las olas.
Al sentir el choque, el capitán hizo maniobrar el vapor hacia atrás; pero en esta operación debió perder algunas de sus amarras el buque contralmirante de la escuadra inglesa Ancon y se fué sobre el costado del vapor mercante, destrozándole cou su poderoso espolón al fondo de la parte de popa.
El capitán apenas tuvo tiempo para tratar de favorecer a algunos pasajeros de primera, entre ellos a un joven matrimonio, al cual procuró proporcionar unos salvavidas, más en aquel instante la popa se anegó y un golpe de mar se llevó al agua al matrimonio y a unos 60 pasajeros de los que se encontraban sobre cubierta.

El capitán quedó sobre ella aterrorizado y conmovido: cruzóse de brazos, dispuesto a ser una de las primeras victimas de la catástrofe. En tal actitud fué arrebatado de sobre la cubierta por un garfio que sobre él dirigió uno de tos tripulantes de los botes que primeramente acudieron al socorro de los náufragos y que comprendió las intenciones del bravo marino, al cual salvó de una muerte segura.   .....
"La Epoca"  nos cuenta los pasajeros de primera que se había salvado:

.....
De los tres pasajeros de primera que iban en el Utopía, sólo se han salvado dos: la señorita Sohm, natural de Viena, y D. Guillermo F. Colbron, banquero de NuevaYork.
El que falta se llamaba D. G. Davis y era de Boston.

"El Imparcial" se sorprende por el silencio de los Oficiales del Vapor:
.....
Nótase en todos los oficiales del Utopia según dice El Diario de la Línea, una marcada tendencia a la mayor reserva respecto a cuanto se les pregunta.
¿Porque?
.....
"El Heraldo de Madrid" escribe sobre el sorprendente arresto del Capitán del vapor Utopía, pero no escribe sobre los motivos del arresto. También escribe historias sobre algunas victimas:

Arresto del capitán.
Por consecuencia de la investigación sumarial que se ésta efectuando, sobre las causas del siniestro, decretó el presidente del tribunal de Gibraltar el arresto del capitán del vapor náufrago.
Inmediatamente llevóse a cabo el arresto, qnsdando mas tarde en libertad el capitán, previa fianza personal y metálica de veinte mil pesetas.

.......
 .....
La fosa no se cerrará por completo mientras quepan en ella los demás despojos humanos que han de extraerse del Utopia.
Una vez que hayan sido inhumados todos los cadáveres, se ha resuelto elevar sobre aquella fosa un mausoleo que perpetúe la memoria de la horrible catástrofe, al par que los nobles sentimientos del pueblo Calpense.
Los muertos
El recrecimiento de los cadáveres que van arrojando las olas, da lugar a escenas conmovedoras.
Dos niños pequeños fueron reconocidos por sus infortunados padres.
Una joven, como de dieciseis a dieciocho años, reconoció a su madre.
Esta joven dice que en el momento de chocar él Utopía con el Anson. hallábase sobre la cubierta de aquel, y que fué tal la embestida, que, por consecuencia de ella, fué arrojada violentamente al mar, sin que pueda darse cuenta de como se salvara ni por quién.
Ha Sido hallado en la playa el cadáver de una mujer, a la cual reconocieron todos los náufragos, designándola por la que cantaba, único dato que podían dar. Esta desgraciada, en los cinco días que llevaba de navegación, fué el encanto de sus compañeros, pues en el momento que la invitaban se prestaba a cantar en compañía de un pasajero, que iba provisto de un acordeón.
Ninguno sabe su nombre ni el pueblo de su naturaleza, pero sí que venia acompañada de su esposo y dos hijos, de los cuales tampoco hay razón.

Día 25 de marzo

"La Correspondencia de España"   escribe con todo detalles el entierro de las víctimas en Gibraltar, además de los motivos por lo que fué detenido el Capitán del vapor:

EDICION DE LA NOCHE
DE MADRID  DE AYER 24 DE MARZO
A LAS OCHO DE LA NOCHE
 
Con fecha 21 recibimos hoy noticias de Gibraltar, relacionadas con el triste acto de enterrar gran número de los cadáveres que el mar arrojó en aquellas playas, con motivo de la catástrofe del Utopia.
«A las once se ha celebrado el funeral y entierro de los cadáveres que estaban depositados en Southport y en Chatham Counter Guard. El lúgubre tañido de las campanas, que doblaban solemnemente, nos anunciaron la salida del clero de la iglesia parroquial.
En seis vagones fueron colocados los ataúdes que encerraban los cadáveres de Southport cubriéndolos con banderas inglesas é italianas.
Presidia el duelo el cónsul de Italia, de uniforme, a cuya derecha iba D. Vicente Corsi y el cónsul de Suecia y Noruega a la izquierda. Seguía el agente de la compañía Anchor Line, representantos de la junta de la Bolsa, y un numeroso séquito compuesto de todas las clases de la sociedad, muchos de los emigrantes que han sobrevivido a esta terrible hecatombe, en cuyo semblante se retrataban las profundas huellas del dolor experimentado en tan amargo trance.
Detrás de uno de los vagones iba una pobre señora que llevaba dos velas encendidas, quizás pagando el último tributo a su esposo, hermano o padre. A su derecha acompañándola iba una de las coristas de la compañía de opera italiana cuyo personal también formaba parte de la triste comitiva como asimismo algunos de los tripulantes y el doctor del barco, que lograron salvarse.
Asistieron también el capitán Mr. Murry y algunos oficiales del vapor Assyria de la compañía Anchor Line, que llegó esta mañana a este puerto.
En el trayecto, y conforme se dirigía el cortejo para el Casemate, el séquito aumentaba considerablemente.
A la puerta del Muelle Viejo se unió al clero el Dr. Zarb y siguieron a los demás vagones en dos de los cuales se habían colocado los otros cadáveres.
Toda la población estaba vivamente conmovida, aquella fúnebre procesión arrancó no pocos gritos de dolor y compasión é hizo que muchos ojos se llenaran de lágrimas y que muchas señoras que desde sus casas observaban el paso del cuadro tan triste, fueran presa de sincopes que con los gritos emocionaban más a los que seguían al cementerio a acompañar a su ultima morada a las víctimas del siniestro, cuyo recuerdo no se borrará entre nosotros por muchos años.

En la acera de la calle Real vimos caer una mujer víctima de un síncope.
En Puerta de Tierra esperaba un gentío inmenso para presenciar el acto de dar sepultura a tantos cadáveres. Todos se disputaban sacar los ataúdes de los vagones y llevarlos en hombros hasta la fosa.
Al entrar en el cementerio se, unieron al cortejo S. E. el diputado gobernador, el  secretario colonial, Dr. Cavendish Boyle, el magistrado de policía y muchos jefes y oficiales de la escuadra del Canal, de riguroso uniforme. Revistióse el ilustrisimo señor obispo de capa pluvial y mitra y el clero entonó un nocturno del oficio de difuntos. Cuando todos los ataudes fueron colocados en el suelo, se cantó solemnemente el sutvenite y el Liberame Domine y despues de bendecida la fosa se entonó el salmo Benedictus.
Descansando sobre dos féretros se colocó una enorme corona ofrecida en nombre del pueblo, que llevaba la siguiente inscripción:
«Ricordo d'affezione del popolo di Gibilterra all'decasi italiani nel naufragio del vapor inglese Utopia la sera del 17 de marzo 1891.
»
 La muchedumbre guardó religiosa compostura mientras la Iglesia elevaba preces al cielo en sufragio de los difuntos. Terminadas aquellas, se procedió a bajar los ataúdes a las fosas que se habían abierto para que recibieran los restos mortales de aquellos infelices náufragos.
Dedicado aquel último tributo a la muerte, la concurrencia se dispersó, volviendo a sus tareas ordinarias.
—De una criatura que un marinero salvo no han sido hallados los padres, que deben haber perecido en el naufragio.
Su salvador, visto que nadie la reclama, no quiero ceder el derecho que adquirió al arrancársela a las enfurecidas olas y desea prohijarla.
—En la playa del Espigón aparecieron anoche los cadáveres de dos niñas que se supone tendrán seis años aproximadamente.
Nos han relatado una escena que ocurrió anteayer en Southport Shed, donde están depositados algunos de los cadáveres.
Uno de los náufragos que fueron salvados tuvo conocimiento de que dos hijas suyas, de cinco y ocho años, respectivamente, habían sido recogidas ahogadas, y cuyos cadáveres estaban depositados en dicho punto.
Dirigióse allí, encontrándose con que ya estaban encerradas en los ataúdes. Tantos fueron sus clamores y sus llantos porque le dejaran abrazar por última vez a sus queridas é infortunadas hijas, que al fin logró el que destapasen las cajas.
El cuadro que en aquellos momentos presenciaron las personas que lo rodeaban, nos dicen que fué en extremo desconsolador. A la par que el afligido padre, abrazado a sus queridas hijas, llorando amargamente por la triste suerte que le había cabido, hacia llorar a los que se encontraban presentes, los cuales tuvieron que hacer grandes esfuerzos para separarlo de esas tiernas criaturas.

La esposa de este infeliz padre también venía a bordo del Utopia. A la hora presente ignórase su paradero, creyéndose que habrá corrido la misma suerte que sus desgraciadas hijas.
—Ha sido detenido y presentado al magistrado de policía el capitán del vapor Utopia, acusado de que por hechos erróneos, proceder impropio, negligencia y mala dirección de dicho buqué causó alevosamente la muerte, en la bahía de Gibraltar, a cierto número de personas de nombres desconocidos, en la noche del 17 del actual.
—La suscripción abierta para socorrer a los náufragos alcanza a más de 50000 duros.
»

 Día 26 de marzo

"La Época", "El Imparcial" y "El Liberal", escriben sobre la busqueda de cadaveres por los buzos, y ya se empieza a hablar sobre la amenaza que pueden constituir para la salud pública.


Desde Glbraltar escriben con fecha 22 que en dicho día obtuvieron trabajando 9 buzos de la escuadra inglesa y 2 del puerto para extraer cadáveres del Utopía.
Es opinión de los buzos que muchos cadáveres han sido ya arrastrados por las aguas a grandes distancias, pues aquellos no se encuentran ya a bordo del  vapor sumergido en el  gran número que se veía en los primeros reconocimientos practicados.
El 22 se encontraron varios cadáveres en el fondo del mar alrededor del Utopia.
Hasta las cinco de ta tarde se habían extraído 41 cadaveres de hombres, mujeres y niños.

A los 10 que fueron extraídos durante todo el dia anterior se les habia dado en dicha fecha, a las once de la mañana, cristiana sepultura en el cementerio de Gíbraltar.
Preocupa ya en dicha plaza, y no sin justificado motivo, el considerable número de cadáveres a los que parece habrá de darse sepultura en aquel cementerio, por el temor que inspira la amenasa que pueda esto constituir a la salud pública.
Día 28 de marzo

"La Ibería" escribe sobre todo sobre el comparecencía del capitán del vapor y de los diferentes testigos:

Las autoridades de Gibraltar han dispuesto que los cadáveres que están extrayéndose en adelante, serán sepultados en el Estrecho, por ser tan crecido el número de los que se han enterrado en el cementerio, que hace temer por la salud pública.
En cumplimiento de esta disposición salió del puerto la otra tarde el vapor Fackal remolcando una barcaza con cadáveres, los cuales fueron arrojados metidos en sacos embreados y con peso a sus extremos, a cinto millas distante del Peñón.
Al pasar el vapor frente a los buques de guerra, estos coloraron sus banderas a media asta.


Escriben de Gibraltar:
«A las tres de la tarde del sábado último, se  reanudó nuevameate el Jurado de investigación en las circustancias  de la muerte de los veintinueve náufragos del vapor utopía, declarando James Thompson, primer piloto del Utopía, lo siguiente:
Me hallaba antes del choque en mi puesto en la proa del buque, dispuesto para anclar; después de doblar Punta de Europa nos dirigimos hacia la bahía; después que la marcha del buque se aminoró, bajamos el ancla de estribor. Colocamos el ancla colgada para en caso necesario.
El buque se dirigió entre el Anson y el Muelle Nuevo; había bastantes luces en el Anson; vi la luz roja del muelle; me atrajeron la atención el Anson y el Rodney. No noté el Curlew. Creo que podíamos haber pasado entre el Anson y el Muelle Nuevo. Si hubiera visto entonces  al Curlew  probablemente me habría aguantado fuera. A  este tiempo, el timón fué puesto en dirección de estribor.
El capitán hubiera tenido que determinar el si se dirigía el buque a estribor, hacia atrás, a toda máquina o dirigirse entre el Anson y el Curlew; estaba en una posición difícil y cada una de dichas operaciones serían ejecutadas con dificultades, debido al estado del tiempo y del mar; vi al capitán después del choque; en mi opinión el capitán estuvo justificado en su rambo; hubiera habido lugar suficiente para ir entre el Anson y el muelle, si el Curlew no hubiera estado allí.»
Termina diciendo que, en su opinión al hallarse en la posición del capitán hubiera seguido igual rumbo.
El doctor Turner declaró que había examinado el cadáver de un niño marcado con el número 8, y que ya había sido visto por el Jurado, y añadió que había fallecido por asfixia.
Un marinero del acorazado Inmortalité, declaró: «Vi cuando el capitán fue arrojado al agua por las olas; el buque se sumergió antes que cayese al mar; le cogí porque ya se desviaba mucho; el capitán subió al bote y puso el del piloto fuera da peligro del pescante del ancla; el capitán gritó a las gentes de las jarcias para que bajaran, pero no lo hicieron; el capitán estuvo trabajando con nosotros todo el tiempo hasta las once; cuando atracamos al Muelle Nuevo, el capitán no pudo hacer más de lo que hizo.»
Francis Wadeswarth, tercer piloto, declaró:
«Yo me hallaba en el puente con el capitán a las seis y veinte; después de doblar Punta de Europa, a las seis y veintidos minutos, se ordenó media máquina; a las seis y veinticuatro, máquina lenta y a las seis y treinta, parar; el capitán se dirigía entre el Muelle Nuevo y el Anson, el lugar donde acostumbramos a fondear; el timón fué puesto en dirección de estribor; cuando se notó al Curlew nuestro buque no respondió con la suficiente rapidéz, se dió orden de marchar adelante con máquina lenta; la proa del Utopía eludió al Anson, e inmediatamente se ordenó dar toda máquina; después se trató de evadir la popa del Utopia del Anson. pero entonces ocurrió el choque; el Curlew no fué visto hasta que estabamos frente al Muelle Nuevo, debido al tiempo y a la fuerte  luz eléctrica del Camperdown fondeado junto al muelle nuevo.»

Terminadas estas declaraciones, el capitán del Utopía se ofreció a prestar declaración:
D. Juan McKeague, declaró: «Soy capitán del Utopía; el día 17 venía de Napoles; al doblar Punta Europa, ordené media velocidad; dos ó tres minutos después máquina lenta, é inmediatamenta mandé parar entre Punta Europa y Muelle Nuevo; me dirigía hacia el Anson para entrar entre este acorazado y el muelle. Al estar próximo, noté un buque de guerra junto al Muelle Nuevo; yo no tenía motivos para suponer que el fondeadero se hallaba tan lleno de buques. Al quitarme de la luz del buque de guerra, divisé al Curlew; en aquel instante tenía que luchar con tres males; opté por el menor; esto es, viré de estribor, y hubiera tenido amplio sitio sin el espolón del Anson; la marea arrojaba al buque a sotavento. Había seis hombres de vigía y el primer piloto; el tercero estaba  en el puente conmigo; yo permanecí en el buque todo lo más que me fue posible. Llevo veinte años en el mar; tengo certificado de primera clase; soy teniente de marina de la reserva y jamás he experimentadoaccidente alguno marítimo
A. las siete se reanudó la sesion, siendo nuevamente llamado el capitán del vapor inglés Utopía
Interrogado per el letrado Sr.Coll, dijo; «Antes de entrar en este puerto no tenía idea alguna de que la escuadra se hallaba en la bahía; no fondeé detrás del Peñón en ves de entrar en esta bahía, porque el carbón mo iba faltando. El primer maquinsta me había dicho que sólo nos quedaba  de cinco a seis toneladas de carbón. Cuando salí de Nápoles tomé 36 toneladas más de las qne necesitaba; pero la causa de haber gastado tanto fue el tiempo borrascoso que experimenté durante toda la travesía.»
Levantóse el inteligente letrado defensor don Antonio M. Coll, y dirigiéndose al Jurado con esa elocuencia que le es característica, les pidió que desecharan en aquel momento el recuerdo de las numerosas víctimas que había originado este desastre, y cuyo inmenso dolor deploraba el capitán. Todos debemos cumplir nuestro deber —dijo— y el vuestro es juzgar con entera imparcialidad y sensatos, ateniéndose sólo a las declaraciones prestadas. Tras estas cortas frases, pasa a examinar la cuestión ba|o los diferentes aspectos de manslaughter, (homicidio) y juicio erroneo.

Hablando de este último, dice::— ¿Quién de nosotros no na cometido un error de juicio en su vida? Ocurrir puede que cualquiera de vosotros fuera en carruje, y por un juicio erróneo chocara con otro que estuviera ocupado por una persona que le fuera muy querida, una madre por ejemplo. ¿Crusaría por la mente de algún humano la idea de que mereciera el culpable ser castigado per ese error de juicio? Si esto es asi, aludiéndose a un carruaje, ¡cuan grande es la diferencia tratándose de un buque y en noche borrascosa!
Los capítanes, señores del Jurado, tienen grave responsabilidad; llega la hora del compromiso, y en un momento, rápido corno el rayo, debe acudir a su imaginación la idea salvadora. Si se equivocan, ellos sufren también las consecuencías del error. EI capitán ya os ha dicho.que fué precavido tomando más carbón del que necesitaba; pero desgraciadamente el tiempo que experimentó durante la travesía hizo que llegara a este puerto con poca cantidad de dicho combustible. Se ha dicho que devió haber anclado en la Caleta. ¿Qué hubiérams dicho al día siguiente si la marea y el viento arrastraban al buque de un hombre que, faltándole carbón, no acude prontamente a un puerto de refugio, exponiendo la vida de centenares de pasajeros?
El capitán os ha dicho como al doblar Punta de Europa, cegado por la luz eléctrica de un buque de guerra, ordena diferentes maniobras, llegando hasta detenerse cuando se hallaba entre Punta Europa y el Muelle Nuevo; él ignoraba en absoluto que el lugar donde acostumbra a anclar se hallaba ocupado. Al llegar a la punta del Muelle Nuevo, divisa repentinamente el Carlew y a varios otros buques de guerra, y en aquel momento tiene que resolver súbitamente que hacer; opta por el camino menos aventurado y todos ya saben lo que sobrevino; sin el espolón del Anson hubiera conseguido evadir a este acorazado sin peligro alguno. Yo pongo a uno de ustedes en el puente del buque en la noche del 17, con las olas terribles que se agitaban en derredor del buque, el viento que reinaba y recia lluvia, y quisiera que me dijera como hubiera salido del paso. Las declaraciones de los testigos no pueden ser más dignas de crédito. Uno de ellos, el primer piloto, es de las mas importantes; ignoro si sabéis que ese bravo marino posee una condecoración que le fué conferida por haberse arrojado en medio del Océano una noche a salvar una pobre mujer.
Después de extenderse en otras consideraciones, termina solicitando un veredicto de muerte accidental
E1 Coronel hizo á seguida uso de la palabra con el sano criterio que le distingue Cuando terminó de hablar el Coronel, eran poco más de las ocho.
A esta hora quedóse solo el Jurado para deliberar, y eran próximamente laa doce de la noche cuando se emitió veredicto por la muerte de uno de lo« veintinueve cadáveres primero recogidos, de nombre Michelino Papa, de 17 meses de edad, natural de Calabritto.

El veredicto fué que el Vapor Utopía, accidentalmente embistió al acorazado Anson, siendo por lo tanto, accidental la causa de la muerte.
Expresó además el Jurado su admiración por el arrojo y heroísmo de la oficialidad y tripulantes de la escuadra inglesa del Canal y de la cañonera Goshawk, come también de la oficialidad  y tripulantes de la fragata sueca Freia, del vapor inglés del cable Amber, del yacht Resolute, del oficial de Sanidad Mr. William Undery y de los marineros del departamento del Puerto y por la conducta ordenada, bizarría y alto cumplimiento de deber, desplegados por el capitán y demás jefes del vapor Utopía, después del choque.»
"La Correspondencia de España" escribe sobre la repatriación de los naufragos:

Ayer, como teniamos anunciado, se han reembarcado para su regreso a Napóles en el  vapor Assyria, 135 naúfragos.
Fueron a despedirlos a bordo diferentes autoridades y personas notables de la localidad, entre entre ellas el obispo de Lystra, cónsul italiano, obispo evangélico, presidente de la comisión sanitaria Sr. Serfaty, y otros, los cuales, antes de partir el Assyria, distribuyeron  entre los supervivientes de la espantosa catástrofe del Utopia. 700 pesetas. con arreglo a las necesidades y desgracias de cada uno.
Entre aquellos van tres niños, el  mayor de siete años, de los que se  encarga el capitan, para ser entregados al gobierno de Nápoles, puess se ignoran quienes sean y con el fin de averiguar si se ha quedado en su patria familia alguna.

Una de las pobres mujeres salvadas del naufragio ha perdido la razón. .........

Día 30 de marzo

"La Época" nos escribe sobre la rectificación del Gibraltar Chronicle sobre la actitud del Inspector que comunica que en ningún momentro Mr. Adair impidió el desembarco de los naufragos:

El Gibraltar Chronicle publica una carta del capitán de aquel puerto en que declara no ser exacto que el Inspector de policía Mr. Adair impidiese el desembarco de los náufragos del Utopía ni que su conducta mereciese de las autoridades inglesan medidas de represión.
Aquel funcionario añade que M. Adair trabajó sin descanso para salvar a los náufragos, exponiendo a veces su vida, y su proceder fue muy celebrado por todos sus jefes.


Día 31 de marzo

Los Periódicos "LaEpoca" y "El Liberal", dejan en entredicho la rápidez en los procedimientos judiciales en España y solo era 1891 "si vieran lo que tardan ahora ......"

Habla un periódico conservador:
«Conviene consignar que, a los pocos días de haber ocurrido el siniestro del Utopia, en una colonia inglesa se ha instruido el oportuno sumario, se ha celebrado la vista y el Jurado ha dado su veredicto. Mientras que en España, cuando ocurre un accidente de la índole expresada, pasan meses para averiguar lo ocurrido, y cuando se va borrando de la memoria de todos el recuerdo del siniestro, entonces se deducen responsabilidades.
La rapidez en el procedimiento es digna de elogio, pues de este modo se esclarecen los hechos prontamente y se castiga al culpable, no estando el inocente bajo el peso de una responsabilidad tan terrible.»


Día 7 deAbril

Han pasado 7 días y como nueva noticia sobre el naufragio lo único que se publica qes del periódico "El Siglo Futuro" donde aparece esta noticia:


Al entrar en Gibrahar el vapor inglés Primula chocó con el buque sumergido Utopía, de cuyas resultas al primero se le llenó de agua el compartimiento de proa.
Parece que el pontón que se ha colocado para señalar el lugar del buque náufrago no está convenientemente situado.

Día 8 deAbril
Es curioso pero hasta el día de la fecha, es decir en estos  23 dias, no ha salido ninguna noticia en los periódicos nacionales sobre los entierros realizados en La Línea, posiblemente, si lo haría en los periódicos locales como "El Diario de La Línea" o "El Sino", pero como he comentado al principio no he podido localizarla.
"La República"
—La suscripcion abierta en la Línea para erigir un mausoleo en aquel cementerio en memoria de los náufragos del Utopia allí sepultados, asciende a 538 pesetas y 10 céntimos, que han sido entregadas al cónsul de Italia en Gibraltar, Sr. Bonellí.
Como la suma recaudada no es suficiente para cubrir los gastos del mausoleo, los donantes han escrito al cónsul para que impetre de su Gobierno  algunos fondos con el mismo objeto.
Otros de los problemas que ocasionó este naufrágio fué la psicosis en el pueblo, bueno más bien en la Provincia d Cádiz y Malaga, por la creencia que los peces se estaban alimentando de los cadaveres que no se pudieron recuperar:
"El Heraldo de Madrid"
En muchos pueblos de la provincia de Cádiz ha dejado de comerse el pescado, por creer la gente que puedan alimentarse de los cadaveres del naufrágio Utiopía. Con este motivo, es tristísima la situación de los pobres que se dedicaban  a la pesca, que ham tenido que abandonar  por ahora el trabajo.
 Día 13 deAbril
Al "El Heraldo de Madrid" le siguen llegando noticias sobre el tema de la pesca:
Dice un periódico de Málaga:
«Al ir á abrir unos pescadores de un pueblo de la costa un enorme rape hallaron dentro una mano de niño, que se supone pertenecería a alguna de las infelices víctimas del vapor Utopia.
Horrorizados por este hallazgo, devolvieron al mar el rape, determinando, según se nos asegura, suspender la pesca de este sabroso y voraz pescado, hasta tanto que transcurra algún tiempo.
Esta noticia viene á confirmar los legítimos escrúpulos de los vecinos de Gibraltar y otros pueblos.
 Tambíen escribre sobre los datos definitivos del suceso:
Han terminado la extracción de cadáveres de la bodega y demás departamentos del vapor mercante Utopía 
Los últimos datos que recibimos de Cádiz referentes al naufragio del vapor Utopía, dicen que conducía 790 pasajeros y 90 tripulantes.
Fueron salvados 316 y han perecido 564.
De éstos han recibido sepultura en el cementerio de Gibraltar, 180: en el de La Línea, 26; en el de Algeciras, dos, y en el Estrecho, 336.
El cadáver de Mr Davis, pasajero de primera, ha sido enviado á Nueva York.
Faltan 69 que hasta hoy no han sido arrojados por la marea, ignorándose el sitio donde los haya podido conducir la corriente.
A este número de víctimas hay que agregar los dos marinos de la escuadra del Canal John Croton y George Hale, que en cumplimiento de su deber sucumbieron. 


Día 16 de Abril

"El Heraldo de Madrid" sigue escribiendo sobre los cadaveres que van apareciendo:

Un carabinero que hacía servicio en la noche de ayer en la explanada de la farola de Málaga, observó el cadáver de un hombre flotando sobre las aguas. Se cree sea alguno de los náufragos del vapor Utopía

Día 04 deMayo


"Diario de Avisos de Madrid":
El número de italianos que perecieron en el naufragio del «Utopia» se eleva a 36, de los cuales 26 han sido sepultados en La Línea de la Concepción.
 "El Heraldo de Madrid" y "El imparcial" comunica otro accidente en el estrecho:

Un choque en Gilbraltar.
La Línea l5. (11 n.) —Según noticias que se han recibido de Gibraltar, ha estado a punto de ocurrir en aquellas aguas un nuevo siniestro marítimo semejante al del vapor Utopia.
El choque tuvo lugar entre los vapores Bucaneer y Stura, el primero inglés e italiano el segundo; este último conducía mas de 860 pasajeros, napolitanos en su mayor parte, que se dirigían al Norte de América.
Afortunadamente no han ocurrido desgracias personales, si bien ambos buques resultaron con bastantes averías, sobre todo el segundo, que comenzó a hacer agua, por cuyo motivo tendrá que trasbordar el pasaje.—Escobar.


Día 09 de Julio
Todos la prensa referecida en este Artículo hace referencia a la misma noticia:
Puesto a flote

Glbraltar 8.- El vapor Utopia que se fué a pique el día 15 de Marzo, ha sido puesto a flote en la mañana de hoy.

Día 27 de Julio

Comienzan los problemas con la reflotación del vapor siedo el tema  de mas importancia la salud Pública:

"El País":
Un asunto grave

Con este título publica el Diario de La Línea un extenso artículo en el que llama la atención de las autoridadades de Algeciras y nuestro cónsul en Gibraltar acerca de la cuestión sanitaría que ha venido a plantearse con motivo del salvameato del tristemente celebre vapor Utopía, que se fué a pique en la bahía de Gibraltar en la noche del 18 de marzo último.

Acerca de este importante asunto dice también el Mons Calpe, de Gibraltar, lo siguiente:
«El sabado se reanudaron a bordo del vapor naufrago Utopía las operaciones para levantarlo mas. Pusiéronse en función varias bombas a vapor para sacarle el agua, siendo la saca tan pronunciada que subió la cubierta varios píes sobre el nivel del mar, consiguiéndose remolcarlo buen trecho hacia tierra. Hoy han continuado las operáciones, levantándose cada vez más el buque. El agua que se le saca es oscura y hay bastante mal olor, debido principalmente al estado de avería de las habas y demás carga que traía.»
Algunos cadáveres cuentan se han visto por la parte de dentro de las bocas de las escotillas, y con este motivo, y también debido al mal olor procedente de la carga averiada, se dice que anoche acordó la Junta de Sanidad que los cadáveres que se hallasen fuesen metidos en cajones y sepultados en el Estrecho, y que en cuanto fuese posible el buque fuera conducido a la zona de la cuarentena para ser debidamente fumigado.
Escrito lo anterior, ha llegado a nuestro conocimiento qne han sido encontrados a bordo de dicho buque y en  hamacas cuarenta cadáveres, entre ellos algunos de criaturas.
A la hora en qne escribimos este suelto se encuentran remolcando al Utopía los vapores Lien Belge y Jackal.
Según el Diario de La Línea se dice en Gibraltar que con motivo de hallarse ya fuera del agua la cubierta del vapor inglés a que nos referimos, el mal olor que exhala el agua y materias corrompidas que el interior del casco contiene, es insoportable, habiéndose de ello quejado parte del vecindario de aquella plaza.
Asegúrase que los ingenieros que trabajan en el salvamento de dicho buque, lo hacen ya con grandes fatigas, y que los médicos que se han consultado creen que el Utopia, por lo próximo a tierra que se encuentra y causas ya apuntadas, es una seria amenaza contra la higiene publica y la salud del vecindario de  Gibraltar.
La alarma qne con este motivo se ha producido en La Linea es grande; las quejas que se dirigen a las autoridades por varias colectividades importantes se reproducen todos los dias, y las inquietudes y los temores de que se llegue a desarrollar una epidemia son cada día mayores, sobre todo desde que ha circulado el rumor de haberse dispuesto remolcar el Utopia hacia la ensenada que forma la playa del Espigón, donde see tratan de hacer las operaciones de saneamiento del casco de dicho barco, por ser, según dicen, inglesas dichas aguas.
Acerca de este particular dice el diario de La Línea lo siguiente:
«Y lo que no tendría nombre es el hecho inaudito de que se alejase algo el peligro de Gibraltar para venir a colocárnoslo a las puertas de nuestras casas; si tal se realizara después de advertir el mal que semejante medida puede producir, tal cosa resultaría inhumana, contra el derecho de gentes y contra toda razón y justicia, y nadie para ello podria alegar derechos de ningún género.
No podemos creer, en modo alguno, a la respetable autoridad superior de la inmediata plaza inglesa, tan falta de razón y desprovista de todo sentimiento la rectitud y justicia menos suponer que permitiera ni tolerara semejante ataque a nuestro feliz y buen estado sanitario, que de perjudicarse en algo es seguro qne el mal alcanzarla también a la población de Gibraltar.»
Llamamos la atención del Gobierno acerca de los hechos denunciados.



"El Siglo Futuro":
Posteriormente a las noticias qne preceden, se ha dicho que por el ministro de la Gobernación se ha telegrafiado al gobernador de Cádiz preguntando que medidas tiene adoptadaa para evitar el peligro para la salud pública denunciado por los periódicos de Gibraltar.
Algo mas que preguntar podía haber hecho el Sr. Silvela, pero menos es nada.

Día 28 de Julio

El Gobernador de Cádiz suspende la salida hacia La Linea por estar superada la crisis del Utopía y la saludo Pública, y eso es lo que escribe "La Época":

Acerca de lo dicho en estos días respecto a los peligros que pudiera haber para la salud pública con la extracción de los cadáveres del buque náufrago Utopía, el gobernador de Cádiz ha telegrafiado hoy al ministro de la Gobernación en los siguientes términos:
 «Suspendo la salida a Glbraltar y Línea de la Concepción con dos vocales de la Junta de Sanidad que estaba acordada para mañana, en vista del telegrama que me dirige en contestación a, uno mío pidiendo noticias exactas el comandante general del Campo señor Gamir, cuyo telegrama, a la letra, dice así:
«Después de conferenciar con los alcaldes de San Roque y La Linea y gobernador de Gibratar, puedo asegurar que los procedimientos para sacar el vapor Utopia son los mas perfeccionados, habiendo merecido la completa aprobacíon de los facultativos españoles, que los han examinado. Aunque ya no hay cadáveres a bordo, la desinfección de efectos continúa con esmero, y se han extremado por aquella autoridad inglesa para corresponder a los deseos de V. S-, y tomo, por mi parte, medidas de precaución. Daré detalles por correo. Espero otros detalles para dar cuenta a V . E., cabiéndole a V. E. la seguridad de que no he de perder de vista tan importante asunto».

 Día 01 de Agosto


Contradicción entre las informaciones de dos periódicos de La Línea y lo cual lo escribre "El Pais":

Según se expresa El Sino, del Campo de Gibraltar, es completamente inesacto que al saneamiento del vapor Utopía ponga en peligro la salud pública.
Así parece resultar de las investigaciones que ha hecho el colega.
Sin embargo, El Diario de La Línea, dice todo lo contrario.

  Día 05 de Agosto


"El Heraldo de Madrid":

Nuestro corresponsal en Tarifa nos dice que el jueves en la tarde se recogió un nuevo cadáver del Utopía. La casa de los Sres. Huderson Brot, hermanos de Gibraltar, ha aceptado la oferta de 4000 duros, hecha por D. Victorío Ferrary, para desalojar la carga que el índicado vapor tenga en sus bodegas y arrojarla al Estrecho.

 Día 07 de Agosto

"La Época":
Se ha recibido en el Gobierno civil de Cádiz una extensa comunicación del Consulado de España en Gibraltar anunciando que.hace mes de quince días fué puesto a flote el vapor Utopia.
Agrega que, como era natural, cuando se bombaba el agua despedía fétido olor, a consecuencia de los cadáveres que existían a bordo y la putrefacción del cargamento, consistente en su mayor parte en habas.
Esto —dice— dio lugar a que la Junta de Sanidad pidiese que el buque fuese trasladado al sitio destinado a los buques en cuarentena.
Así se efectuó, y en este sitio, paulatinamente, se esta descargando en barcazas, siendo éstas remolcadas fuera de la bahía, cerca del Estrecho, donde se arrojan las cargas, asi como los restos de algunos cadáveres que se extraen, y que se colocan en sacos de lona y se echan al agua, sujetos a grandes pesas, para que vayan al fondo.

En cuanto al estado de salud en Gibraltar, afirma la mencionada autoridad que era inmejorable.

  Día 09 de Agosto


El Diario de La Línea sigue quejandose de las operaciones que se efectuan en el vapor, y "El Imparcial" da buena cuenta de ello:
Dice el Diario de La Línea  del miércoles:«Continúa la descarga del vapor Utopía con todos los inconvenientes que ofrece su propia índole, aumentados ahora con la falta de las precaucionas sanitarias que en un principio se practicaban, pues habiéndose dado en contrata la referida descarga, efectúase ésta procurándose toda la posible disminución de gastos.
Ayer han estado próximos a asfixiarse dos de los trabajadores ocupados en el Utopia y el que en peor estado llegó a Gibraltar hubo necesidad de que ingresara en aquel hospital colonial.
De La Línea van a trabajar al Utopia varios individuos, que regresan antes del anochecer.
Algunos han dejado ya dichos trabajos por serles imposible continuarlos.
Dícese que el cargo está en fermentación y que es peligrosísima la entrada en el interior del vapor.
El Utopia continúa muy próximo a nuestra playa.
¡Quiera Dios que no haya que lamentar graves consecuencias!»

Día 15 de Agosto

"El Imparcial":

 Según vemos en el Diario de la Linea, el administrador de aquella aduana había oficiado a la alcaldía participándola haber detenido la introducción, intentada por algunos individuos, de varios sacos con ropas proceden del Utopia y solicitando a la vez se lo participe si pueden o no ser despachadas.
Con tal motivo se había reunido la Junta local de Sanidad, acordando negar la introducción de dichas ropas, y que se rogase al expresado funcionario no permita la entrada de ningún efecto procedente del referido vapor.

Día 24 de Agosto

"El Liberal":


El vapor Utopia ha sido ya sacado a flote, y será remolcado hasta Cádiz por los vapores Sion, Belge y Laekai, para que en aquellos arsenales se componga la maquinaria y se corrija los desperfectos del casco.

 Día 20 deSeptiembre

Pasado el tiempo van apareciendo historias sobre el Vapor y sobre sus pasajeros en este caaso "La Dinastía" hace referencia a una de estas historias:

 UNA HISTORIA CURIOSA

Como apéndice á la accidentada historia de todo lo relacionado con el naufragio del vapor «Utopia,» comunican a nuestro colega la Gibraltar Chonicle un novelesco suceso.

Un americano llamado Mr. Colbrón, único pasajero de primera clase que pudo salvarse del naufragio, se ha librado de la grave circunstancia de ser acusado en Nueva York de un robo de diamantes;
A bordo de un vapor que hacía la travesía de Nueva York a Lisboa, entablaron conocimiento Mr Colbrón y Mr. Davis, de Boston, con un individuo apellidado Valdez.
Después de haber estado por corto tiempo en Lisboa, Valdez salió para Tánger encargándole a Mr. Davis que a su regreso a Nueva York le recogiese un paquete en Astor House y se lo enviase a Tánger.
Mr. Davis accedió a ello y Valdez le entregó una contraseña de bronce con la inscripción A. H. 24 grabada, que era el número de registro y la prueba de propiedad.
Mr. Colbrón y Mr. Davis prosiguieron su viaje para Italia y tomaron pasaje para Nueva York a bordo del vapor «Utopia» en Marzo último. Mr. Davis pereció desgraciadamente en el naufragio del «Utopia», pero su equipaje fué recogido por los buzos y entregado al cónsul de los Estados Unidos en esta plaza.
La contraseña de bronce fué hallada por una criada en un bolsillo de los pantalones al tenderlos para que se secasen.
Mr. Colbrón explicó al señor cónsul las circunstancias en que aquella fué entregada, manifestando deseos de llevársela para hacer el encargo de Valdez; pero considerando mejor el asunto, hizo.una declaración, por escrito de lo sucedido, que el cónsul transmitió al ministro de Estado de Washington.
Poco después fué Valdez a Gibraltar y se presentó al cónsul pidiéndole la contraseña, que le fué entregada, dando un recibo por ella.
Valdez es un joven de unos 16 años de edad y de aspecto inteligente.
Regresó a Tánger, donde parece que tiraba, más bien que gastaba, el dinero, y después desapareció.
Según los datos que ofrece la prensa americana parece que Valdez ó sea Villiam-Duncan, dependiente de la Casa neoyorkina Lewishan etc., Co. joyeros y comerciantes en diamantes, se fué a París y Amberes, en donde tomó pasaje para Filadelfia, a bordo del vapor «Belge and.»
Duncan ó Valdez había logrado apoderarse de diamantes y perlas por valor de 30.000 duros, que sacó del establecimiento con pretesto de llevarlos a los parroquianos, pero en realidad robándolas y depositándolas en Astor Hause, donde le entregaron la contraseña que se salvó del «Utopia.»
A su llegada á Nueva York se presentó a recobrar el producto de su robo, ignorando que éste ya había sido descubierto. Al llegar fué conducido a un salón y arrestado por los detectives mandados a llamar por el propietario del hotel.
Es muy probable que de haberse presentado Mr Colbrón éste hubiera sido acusado, aunque inocente, del robo de los diamantes.
Duncan se declaró reo del delito que se le imputaba y el juez, teniendo en cuenta su corta edad y su buena conducta anterior, en vez de enviarlo a las prisiones del Estado, lo ha sentenciado a cuatro años y cinco meses de prisión en la penitenciaria de la isla de Blackwell.
 Día 27 de Octubre
"El Pais": 
Lo del Utopía 
Con este título publica el Diario de La Línea un extenso artículo contestando a lo dicho por El Calpense, de Gibraltar, acerca de las medidas adoptadas por las autoridades Inglesas.
Dice El Calpense:
Nuestra Colega el Diario de La Línea, en su número de ayer, se muestra alarmado por la determinacion de nuestras autoridades en ordenar el traslado del buque, y hace ciertos comentarios que los creemos de un todo prematuro, puesto que las precauciones que se están tomando para proceder a desalojarle la carga, estamos seguros que harán desvanecer los temores que infuadadamente pueden haberse apoderado del público y con especialidad del colega linense, respecto a salud pública.
Nosotros que nos hemos apresurado a adquirir noticias sobre los procedimientos que han de seguirse para el competo salvamento del buque náufrago, pedemos hoy asegurar al colega que bajo ningún concepto la salud ha de perjudicarse en lo más mínimo y que el público puede tranquilizarse puesto que el traslado de la carga ha de efectuarse con las precauciones debidas, y ni por un momento cruzó por la imaginación de los directores el arrojarla en el lugar donde a la presente se halla anclado el buque.
La carga será trasladada a barcazas preparadas al efecto, y después arrojada al estrecho no sin antes haber sido desintectadas convenientemente para reprimir en lo posible el olor que  despide, y además sabemos que como esta operación no se llegará a cabo hasta tanto que todo esto perfectamente ordenado, se cree que en ella se invertirá escasamente una semana.»
A estas observaciones del colega, contesta  el Diario de Línea, en la siguiente forma:
«Nunca son prematuros los recelos que pueden abrigarse acerca de los temores qne por cualquier concepto asaltan a la general opinión, acerca de la posibilidad de que se altere la salud pública; pues la experiencia bien demostrado tiene lo fácil que es el que tal suceda, y con mayor motivo encontrándonos, como lo estamos, en la época peor del año para que la causa mas insignificante produzda los peores efectos.
La ciencia, la práctica y la mas rudimentaria prudencia aconsejan siempre la adopción de toda clase de medidas sanitarias en la época actual, para precaver toda contingencia que afectar pueda á la salud del vecindario de las poblaciones.
Y esto se recomienda muy eficazmente cuando la salud encuéntrase asegurada, sólo como medida preventiva. ¿Conque existiendo un motivo de alarma como el que ofrece el estado de las materias contenidas, en tan inmensa cantidad en el interior del vapor Utopía es prematuro el ocuparse con especial solicitud del asunto é impetrar de las autoridades locales, únicas a quien compete vigilar porque no se altere el buen estado higiénico del vecindarío de toda población, que adopto para el efecto las medidas que las circunstancias aconsejan.
¿Acaso debe esperarse a que el mal se presente y a que se desarrollen sus terribles estragos, para entonces deshacernos en inútiles lamentaciones y tronar en balde contra los causantes del daño causado?
Más prudente y mas práctico creemos el que se imite lo que los vecinos de la inmediata plaza inglesa han efectuado; que es procurar se aleje de nosotros lo que ellos, con muy buen acuerdo, han considerado oportuno alejar de si.»
¿Si los procedimientos empleados en el saneamiento del Utopia son tan eficaces que se consideran bastantes para alejar todo temor y que la opinión justamente alarmada se tranquilice, por qué lo que se está haciendo al lado de nuestras playas no se ha seguido efectuando en el sitio donde el Utopia naufragó y en el que dichas operaciones se comensaron?
¿Podrá negarnos El Calpense que el vencindario de Gibraltar se alarmo y protestó enérgicamente contra lo que ocurría, y que dicha alarma obligó a que se reuniese con urgencia la Junta de Sanidad, acordándose el alejamiento del vapor de referencia, como así se ha hecho?
¿No ha ingresado ya en el Hospital Colonial de Gibraltar algún obrero de los que se han dedicado a los recientes trabajos del expresado buque?
¿No cuesta en estos días gran esfuerce encontrar trabajadores que se presten a realizar las faenas que exige el saneamiento del vapor de que se trata?
¿Acaso los intereses de la casa naviera a que el Utopia pertenece, son ni pueden ser mas respetables como los generales tanto de La Línea que de las demás poblaciones limítrofes a la nuestra?
Como se ve por los párrafos anteriores, al Diario de La Línea no le satisfaces las explicaciones dadas por El Calpense, ni es razón la de que la carga no se ha de arrojar al mar en el sitio donde está anclado el Utopía.
La cuestión sanitaria, por consiguiente, queda en píe.
Al director general de Sanidad y al ministro de la Gobernación toca ahora resolverla.


Existe más información sobre este tema, pero no he encontrado más de la prensa española de aquella época. Para este artículo he utilizado 156 ejemplares de las siguientes editoriales:
"Caras y caretas", "El Correo Militar", "La Correspondencia de España", "Diario de Avisos de Madrid", "La Dinastía", "El Día", "El Heraldo de Madrid", "la Iberia", "La Ilustración española y americana", "La Ilustración Ibérica", "El Imparcial", "La Época", "La República", "El Liberal",  "La Vanguardia", "El Pais", y "Siglo Futuro"

Como son tantos os pongo el albúm con todos.



                                                                        Luis Javier Traverso




Documentos perteneciente a la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por el artículo, José Luis. Y gracias también por recopilar y postear en tu blog información interesante ocurrido en La Línea y/o Gibraltar. Recibe un saludo de este seguidor
    enamorado de su tierra y de su historia.

    ResponderEliminar